LUNES, 8 DE DICIEMBRE DE 2014
Muhammad Yunus y el capitalismo verdadero

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Yunus señala en su reciente visita a México que el sistema capitalista es el causante de la pobreza que existe en el mundo. A Yunus le falta estudiar historia económica.”


Muhammad Yunus es un banquero y economista de Bangladesh (país muy pobre ubicado en el sur de Asia). Es el desarrollador del concepto de microcrédito. Los microcréditos son pequeños préstamos concedidos a personas económicamente pobres que no pueden solicitar un préstamo bancario tradicional. Fundador del Banco Grameen fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias en 1998, y con el Premio Nobel de la Paz de 2006 "por sus esfuerzos para incentivar el desarrollo social y económico desde abajo".

Yunus cometió el error de aceptar como su socio al gobierno de su país y luego le costó muy caro, pues fue acusado de evadir impuestos. El gobierno o el diablo son lo mismo en la economía.

Se trata de un ser humano extraordinario, cuyas aportaciones al desarrollo económico de la humanidad no tienen parangón, al menos en el siglo XXI. No obstante lo anterior, Yunus señala en su reciente visita a México que el sistema capitalista es el causante de la pobreza que existe en el mundo. A Yunus le falta estudiar historia económica.

El Capitalismo fue el sistema que permitió que los siervos o esclavos del sistema Feudalista o Feudalismo (el amo feudal dueño de todas las tierras y personas) pudieran ser libres y poder intercambiar con sus semejantes mercancías y con ello consolidar el comercio, clave de la generación de riqueza de la humanidad. En esencia, el capitalismo es el intercambio libre de mercancías entre seres humanos para satisfacer necesidades mutuas.

La figura más característica del capitalismo es el hombre o mujer que comercia o emprende, es decir, el empresario, que es, de acuerdo al gran economista austriaco Schumpeter, el individuo que asume riesgos económicos con incertidumbre, a veces controlada, a veces desconocida. Un elemento clave del capitalismo es el inicio de una actividad económica con el fin de obtener beneficios en el futuro; puesto que éste es desconocido, tanto la posibilidad de obtener ganancias como el riesgo de incurrir en pérdidas son dos resultados posibles, por lo que el papel del empresario consiste en asumir el riesgo de tener pérdidas o ganancias. El empresario o emprendedor (hombre o mujer) es la clave de toda economía próspera.

Yunus confunde la codicia maliciosa del hombre con el deseo sano de ambición. Codicia es desear riqueza o éxito a cualquier precio, no importa si se pisotea los derechos de los demás. Ambición significa el deseo egoísta de ganar, pero a condición de satisfacer las distintas necesidades de los seres humanos. Hace más de doscientos años lo demostró el economista Adam Smith; gracias a la ambición del vinatero, del carnicero, del panadero, es que las mesas de los seres humanos están llenas.

Yo actualizaría esta gran aportación de Smith a la economía diciendo que gracias a la ambición de ganar dinero por parte de algunos seres humanos, mi refrigerador está lleno de comida y bebidas, de queso y leche, de mantequilla, yogurt, etcétera.

Cuando decimos, “este proyecto es ambicioso” nos referimos a que deseamos que con una idea o producto millones de seres humanos salgan beneficiados, y por supuesto, a ganar dinero, mucho dinero, lo que los marxistas y socialistas odian, pues no entienden el proceso económico, no entienden al mercado.

El ser humano no es perfecto, por tanto los mercados no son perfectos, pero son el mejor sistema descubierto por el hombre para satisfacer necesidades con recursos escasos. El mercado no es bueno ni malo, el mercado es. Sin el mercado, sin el intercambio entre seres humanos para satisfacer necesidades mutuas, simplemente nos morimos de hambre todos. Cada ser humano es único e irrepetible y tiene talento, pero debe encontrarlo para poder satisfacer la necesidad de otros, de otro modo, puede morir de hambre (lo puede rescatar el gobierno temporalmente, como le fascina a los izquierdistas, pero no soluciona el problema de fondo, los gobiernos no pueden rescatar a todo el mundo, pues viven de los seres humanos productivos, cuyos recursos son finitos y escasos, por eso colapsó el socialismo soviético).

En una entrevista televisiva reciente, Yunus señala que el ser humano no debería tener mentalidad de empleado, sino de empresario, de crear productos y servicios buenos para la sociedad, que cualquier ser humano puede innovar siempre y cuando tenga los recursos adecuados, que el ser humano no debe depender del papá gobierno para alimentarse. Bueno, Yunus acaba de encontrar los fundamentos del verdadero capitalismo libre. Su Banco apoya a los que menos tienen (económicamente hablando), pero que les sobran las ideas. Esa es la esencia del capitalismo libre, la que convirtió en su momento a Inglaterra y Estados Unidos en los países líderes del orbe.

Yunus afirma que apoya proyectos ambientales rentables (ojo, rentables, que dejen dinero); si es así, Yunus es un capitalista que quiere beneficiar a otros y ganar dinero.

Yunus no se da cuenta de su error y le hace un gran favor a los anticapitalistas, esos que incendian, atacan y saquean negocios como sucede hoy en México con muchos estudiantes y maestros adoctrinados contra la creación de riqueza capitalista.

El capitalismo verdadero (de real competencia entre empresas y emprendedores), es el sistema económico que nos ha facilitado tener internet y telecomunicaciones libres (que los gobiernos quieren controlar a toda costa, pues les da miedo que los seres humanos sean libres de pensamiento y albedrío), vehículos más potentes y veloces, un medio ambiente más limpio y sano (aunque lo nieguen los calentólogos con sus espurias y manipuladas estadísticas), máquinas útiles, robots, teléfonos inteligentes, medicinas y vacunas contra virus y enfermedades mortales, y un larguísimo etcétera que ha permitido que hoy día el ser humano pueda vivir más años con calidad (datos duros y públicos).

Tal vez Yunus confunde al verdadero capitalismo libre con el capitalismo de compadres, capitalismo corporativo o mercantilismo, ese asqueroso sistema en la cual algunos empresarios coludidos con el poder político obtienen grandes beneficios a costa de joder a millones de consumidores; ese capitalismo que predomina en América Latina y México. Si es así, alguien debería advertir a Yunus de su peligroso error económico.

• Globalización / Comercio internacional • Cultura económica • Pobreza y desigualdad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus