VIERNES, 19 DE DICIEMBRE DE 2014
2014, 1994 y 1982

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“El socialismo es moralmente incorrecto, políticamente autoritario y económicamente imposible.”
Enrique Ghersi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• EU, ¿país poco competitivo?

Arturo Damm
• Nueva baja en la tasa de interés

Luis Pazos
• Y el "Principio de no intervención"

Arturo Damm
• Pragmatismo

Ricardo Valenzuela
• El Estado ha iniciado su putrefacción

Arturo Damm
• ¿Desconfianza = desilusión?

Isaac Katz
• Protección de los derechos de propiedad


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“No creo en el determinismo fatal de los ciclos económicos o políticos sino en la capacidad de la sociedad y de su gobierno de enmendar sus errores.”


Al igual que los economistas estudiamos cómo la actividad económica tiene un comportamiento cíclico, dependiente de diversas variables que determinan altibajos en el crecimiento, como son las expectativas de los inversionistas, existen también teorías que le atribuyen al ciclo de negocios causas políticas.

Otros analistas piensan que el comportamiento de la violencia también tiene patrones cíclicos, ilustrado con la historia de nuestro país: en la primera década del siglo XIX tuvimos la sangrienta guerra de independencia, cien años después la Revolución, y ahora toca un nuevo levantamiento para cambiar el orden establecido.

En ambos casos se aprecia un determinismo que se antoja poco realista pues de existir tal comportamiento cíclico inmutable, ello implicaría que la historia política al igual que la actividad económica, están predeterminadas y son inmunes cambiar por acciones de la sociedad y su gobierno.

Lo que puede resultar más útil es comparar las circunstancias de momentos críticos para nuestra economía con una ciclicidad aproximada de dos décadas, para precisar si está por ocurrir en el 2014 algo similar a las debacles de 1982 y de 1995 en las que se mezclaron sucesos políticos y pifias económicas para engendrar sendas crisis.

En 1982, como ahora, cayeron en forma apreciable los precios del petróleo, en ambos casos producto de exportación clave de México, al tiempo que se perfilaba un incremento en las tasas de interés a nivel internacional y se vivían momentos críticos en la política, con rumores incesantes de golpe de Estado.

Las diferencias, sin embargo, son radicales. El déficit público con relación al PIB era del 18% frente al 4% de hoy, mientras que la deuda externa neta era del 80%  del PIB entonces y hoy es inferior al 15%. La tasa preferencial en EU andaba por el 15% en 1982 mientras que ahora es de 3.25% y está aún por iniciar su alza.

Otra disimilitud respecto a hace cuatro décadas: entonces teníamos una economía cerrada a piedra y lodo, un tipo de cambio fijo y reservas internacionales agotadas. Hoy nuestra economía es una de las más abiertas del orbe, el tipo de cambio flota libremente y las reservas internacionales son de 167 mil de millones de dólares.

En 1982 la exportación de petróleo representaba el 90% de nuestras ventas externas mientras que hoy es de poco más del 10%, al tiempo que nuestra balanza petrolera está prácticamente equilibrada pues importamos gasolina y gas casi por el mismo monto que exportamos crudo.

El impacto sobre las finanzas públicas también es tajantemente distinto: en 1982 cada dólar que caía el precio del petróleo era un dólar menos para el erario, mientras que ahora, además de tener un precio mínimo asegurado por las coberturas petroleras, ya no se subsidia a los consumidores y con un precio administrado por el gobierno por encima del internacional, se recauda un impuesto significativo.

Las divergencias respecto a 1994 también son drásticas. De nuevo, un régimen cambiario semi-fijo entonces frente a uno cabalmente flotante ahora, y reservas internacionales magras, que el bisoño gobierno que Ernesto Zedillo despilfarró en tres semanas, frente a un monto que representa el 15% del PIB.

Hace veinte años el gobierno mexicano fue rescatado de una debacle aún mayor por un colosal paquete de apoyo financiero orquestado por Estados Unidos. Parte del pasmo que sufrió entonces el gobierno mexicano, se superó con la asesoría del FMI y de las propias autoridades financieras de EU.

Hoy la parálisis que evidencia el gobierno de Enrique Peña Nieto es de naturaleza distinta pero perfectamente superable, siempre y cuando la administración se decida a actuar con arrojo para restablecer su menguado liderazgo en distintas áreas que distinguidos miembros de la comentocracia han señalado con reiteración.

El principal de ellos es restablecer un estado de derecho efectivo y atajar, con firmeza y moderación, a las fuerzas anti-sistemáticas que pretenden derrocar al régimen, al tiempo que se atacan frontalmente la corrupción y la impunidad. El gobierno tiene que restaurar su legitimidad actuando a fondo en estas asignaturas pendientes.

Quizá Peña Nieto quiera aprovechar su visita a Washington el próximo 5 de enero para pedirle a su contraparte Barak Obama que en el marco de la Iniciativa Mérida, redoble su apoyo para acelerar la transformación del sistema de administración de justicia en nuestro país, que es una de las demandas ciudadanas más sentidas.

Yo no creo en el determinismo fatal de los ciclos económicos o políticos sino en la capacidad de la sociedad y de su gobierno de enmendar sus errores.  

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus