VIERNES, 26 DE DICIEMBRE DE 2014
¿Qué pasó? ¿Por qué? ¿Qué puede pasar? (III)

A un año del comienzo del gobierno de López Obrador, usted cree que hemos mejorado en...
Economía
Seguridad
Ambas
Ninguna de las dos



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing

Luis Pazos
• AMLO: los buenos y los malos

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial

Ricardo Valenzuela
• ¿Son los EU abanderados del capitalismo salvaje?

Arturo Damm
• Las expectativas

Isaac Katz
• Un pésimo año


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“En 2014 las reformas, muchas de las cuales aún no pasan del papel en el que fueron escritas, no tuvieron ningún efecto, al menos no general, en el ánimo de los empresarios, de los capitalistas, de los inversionistas.”


En 2011 y 2012 la economía creció, medido ese crecimiento por el comportamiento de la producción de bienes y servicios, 4.1 y 4.0 por ciento respectivamente, crecimientos aceptables si los comparamos con el crecimiento promedio anual de 2001 a 2010, y que fue del 1.8 por ciento. En 2013 el crecimiento de la economía resultó significativamente menor, del 1.4 por ciento, por debajo del ya mentado promedio del 1.8 por ciento. A lo largo de los tres primeros trimestres del 2014 la economía creció 1.9 y, según la última Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado, correspondiente al mes de diciembre, la economía mexicana terminará el 2014 con un crecimiento del 2.2 por ciento, por arriba del alcanzado en 2013 (1.4 por ciento), bueno, pero por debajo del que ya se había logrado en 2011 y 2012 (4.1 y 4.0 por ciento, respectivamente), malo, y prácticamente en el promedio registrado entre 2001 y 2013: 2.1 por ciento.

La producción de bienes y servicios, cuya evolución se usa para medir el crecimiento de la economía, depende de la inversión directa, que abre y apuntala empresas, produce bienes y servicios, crea empleos y genera ingresos, cuyo comportamiento puede medirse por el comportamiento de la inversión fija bruta en instalaciones, maquinaria y equipo, que proporciona la infraestructura física para llevar a cabo los procesos de producción de bienes y servicios, cuyo comportamiento se utiliza para medir el crecimiento de la economía.

En 2011 la inversión fija bruta creció 7.8, y en 2012 4.8 por ciento, por arriba del crecimiento promedio anual del 2001 al 2010, y que fue del 2.5 por ciento. En 2013 decreció 1.6 por ciento, lo cual explica la caída, del 4.0 por ciento en 2012 al 1.4 por ciento en 2013, en la tasa de crecimiento de la producción de bienes y servicios. A lo largo de los tres primeros trimestres del 2014 la inversión fija bruta creció 1.1 por ciento, por arriba del menos 1.0 por ciento que registró para el mismo período de 2013, pero por debajo del 5.2 y 8.0 que se observó, para el mismo período, en 2011 y 2012, respectivamente.

¿Qué indican las cifras de inversión fija bruta? Que en 2014 las reformas, muchas de las cuales aún no pasan del papel en el que fueron escritas, no tuvieron ningún efecto, al menos no general, en el ánimo de los empresarios, de los capitalistas, de los inversionistas, por lo que el comportamiento de la inversión fija bruta, buen indicador de la inversión directa, dejó que desear, con el efecto inevitable sobre la producción de bienes y servicios y, por ello, sobre el crecimiento económico. En 2015, ¿mejorará la situación?

Continuará.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus