VIERNES, 2 DE ENERO DE 2015
¿Qué pasó? ¿Por qué? ¿Qué puede pasar? (V)

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU

Arturo Damm
• Pobreza

Arturo Damm
• Reforma fiscal, ¿para qué?

Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“En 2015, ¿superaremos el “atorón”, recuperaremos las tasas de crecimiento alcanzadas en 2011 y 2012, 4.1 y 4.0 por ciento, respectivamente?”


Repasemos el crecimiento de nuestra economía, medido por el comportamiento de la producción de bienes y servicios, el Producto Interno Bruto, PIB, en los últimos años: 2011, 4.1 por ciento: 2012, 4.0; 2013, 1.4; 2014, según la proyección de crecimiento presentada en la Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado, correspondiente al mes de diciembre, 2.2 por ciento, crecimiento que, si definimos superar el “atorón”, el que enfrentamos en el 2013, como lograr tasas de crecimiento iguales o mayores a las que se tuvieron inmediatamente antes del mismo (4.1 en 2011 y 4.0 en 2012), resultará insuficiente para el logro de tal objetivo, superación del “atorón” que es necesaria porque de un mayor crecimiento de la producción de bienes y servicios depende que la escasez sea menor y que las posibilidades de elevar el bienestar de las personas sean mejores.

Con un crecimiento estimado del 2.2 por ciento en 2014 (la cifra real la dará a conocer el INEGI el 20 de febrero de 2015), la economía habría crecido más que en 2013 (1.4 por ciento), pero no habría logrado superar el “atorón” (crecer, por lo menos, al 4.0 por ciento). Habría logrado regresar a la normalidad (el crecimiento promedio anual de 2001 a 2013 fue 2.2, el mismo estimado para 2014). En 2015, ¿superaremos el “atorón”, recuperaremos las tasas de crecimiento alcanzadas en 2011 y 2012, 4.1 y 4.0 por ciento, respectivamente?

Según los resultados de la ya citada Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado, correspondiente al mes de diciembre, la última publicada hasta el momento, en 2015 la economía mexicana crecerá 3.5 por ciento y 4.0 puntos porcentuales en 2016, de tal manera que será hasta el año entrante cuando, suponiendo el cumplimiento de tales expectativas, ¡lo cual es por demás cuestionable!, superaremos el “atorón”, es decir, cuando recuperemos las tasas de crecimiento que ya habíamos alcanzado antes del “atorón” del 2013, todo ello, insisto, suponiendo el cumplimiento de tales expectativas. De acuerdo, ¿y después qué?

Según los resultados de la ya citada encuesta el crecimiento promedio anual de la economía mexicana en los próximos diez años, del 2015 al 2024, será del 4.0 por ciento, el mismo que ya habíamos alcanzado en 2011 y 2012, antes del “atorón”, y antes de las reformas estructurales (laboral, financiera, de competencia, de telecomunicaciones, energética y fiscal), cuyo objetivo general es lograr un mayor crecimiento económico, por los menos del 5.0 por ciento, algo que los economistas encuestados por el Banco de México consideran imposible. No consideran que, con las reformas estructurales, vayamos a lograr un mayor crecimiento del que, sin ellas, ya habíamos logrado en 2011 y 2012. Preocupante.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus