VIERNES, 9 DE ENERO DE 2015
Adivinanzas para 2015

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“Reflexiones sobre lo que puede pasar con tres asuntos que preocupan: la situación que enfrenta el gobierno de México, los rumores de que habrá crisis financiera y el principio del fin del euro.”


Como he escrito una y mil veces, los economistas no tenemos la capacidad de hacer predicciones, a pesar de lo cual una fracción no trivial de nuestros ingresos se derivan de la incesante demanda para que sirvamos de oráculos pues gobiernos y negocios requieren tener una idea de qué va a pasar para poder planear qué hacer.

Como dijo alguna vez el ocurrente economista John Kenneth Galbraith, “la única función de los pronósticos económicos es hacer que la astrología parezca respetable.” A pesar de ello, trataré que mi bola de cristal produzca algo más que tautologías y lugares comunes, como suelen ser los vaticinios que se hacen cada inicio de año.

  1. Peña Nieto caerá por la presión de los grupos anti-sistémicos y sus aliados en la “políticamente correcta” izquierda. A pesar de que el gobierno no ha reaccionado con celeridad y talento a la crisis política que se le ha planteado con las matanzas ocurridas y por los enredos con contratistas, y le ha dejado a sus opositores la iniciativa propagandística, creo que eventualmente atenderá los consejos de quienes creemos que violentar el orden constitucional en nuestro país sería desastroso y que la administración retomará el liderazgo para salir del bache.

  2. Ello demandará de una introspección a fondo de lo que ha hecho mal el gobierno, hacer los cambios que se requieren en el personal ineficaz y las políticas fallidas, detectar quienes están detrás del intento golpista, para lo cual hay que seguir la ruta del dinero: las algaradas aquí y fuera muestran una notable unidad en el mensaje, lo que sugiere que no son espontáneas, además de costar mucho dinero. Hay que desenmascarar a los responsables ocultos y exponer sus motivos.

    Será ineludible atacar con todo a la troika fatal que hunde al país: violencia extendida, opacidad en todos los niveles de gobierno e impunidad para quienes violan la ley. Sin decisiones radicales y sensatamente ejecutadas en estos ámbitos, es difícil que Peña Nieto restaure su liderazgo y la reputación de su gobierno.

  3. La caída del precio del petróleo y la depreciación del peso anuncian una nueva crisis financiera. Como he escrito en columnas anteriores, las diferencias entre las condiciones prevalecientes en crisis pasadas con las de ahora son enormes y las autoridades financieras tienen márgenes de maniobra que eran impensables en 1982 y 1994. Será necesario ajustar el gasto público a las nuevas limitantes, eliminando desperdicio y obras públicas de dudosa rentabilidad económica y social –como los trenes bala, por ejemplo-, continuar con una política monetaria y cambiaria que priorice serenar las expectativas de los agentes económicos en general, y de los inversionistas en particular, y diseñar una estrategia de comunicación que consiga transmitir a la población que se tiene un efectivo control de la situación. Compárese nuestro caso con el de otro productor de petróleo importante, Rusia, donde la caída del rublo no tiene fin, la fuga de capitales es hemorrágica, y el banco central eleva su tasa de interés de referencia de ¡10% a 17.5%!, claro indicio de pánico que por fortuna es remoto en México.

  4. A diferencia del resto de América Latina, el colapso en los precios de las materias primas nos perjudica marginalmente, pero la vigorosa recuperación de la economía de Estados Unidos que se proyecta para este año, nos beneficia de manera importante. El ingrediente adicional para retomar un mayor crecimiento es eliminar los elementos más negativos de la contra-reforma fiscal que tuvo un impacto fatal en las expectativas y la confianza de los inversionistas.  

  5. La Unión Europea (UE) caerá en una recesión deflacionaria y la zona del euro empezará a resquebrajarse. No se puede descartar la salida de Grecia de la eurozona pues la elección de un gobierno que exija aún mayores descuentos en su deuda y líderes alemanes hartos de hacer concesiones a cambio de nada, pueden mezclarse en un fatal brebaje que conduzca al rechazo del euro en Grecia. Hay rumores, sin embargo, que se están planteando alternativas de “ingeniería financiera” como las que usó México en 1990: ¡si nos hubieran hecho caso antes!

  6. La clave radica en si sus autoridades financieras están dispuestas a tomar las medidas necesarias para contener el contagio que tal circunstancia traería para otros países, y si el Banco Central Europeo está listo a atacar la deflación que ya se hizo presente en diciembre pasado, como lo ha prometido su gobernador Mario Draghi, mediante la inyección de liquidez al sistema monetario europeo.

En fin, ya veremos qué pasa…

• Perspectivas

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus