JUEVES, 12 DE FEBRERO DE 2015
¿Más burocracia para combatir corrupción?

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“Las principales fuentes y estrategias de corrupción están identificadas, las enumero y analizo en el libro Los ricos del gobierno, pero falta darle sustento y competencia a una autoridad independiente sobre los tres poderes y los tres niveles de gobierno.”


Los proyectos de leyes para combatir la corrupción y crear un “Zar anticorrupción” puede convertirse en un teatro mediático que solo busque contrarrestar el creciente enojo de los ciudadanos ante el descarado enriquecimiento de funcionarios y contratistas de empresas estatales, líderes sindicales, gobernadores y alcaldes, quienes en su mayoría no son llamados a rendir cuentas ni castigados por sus actos corruptos.

El Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI), que empezó a funcionar con los gobiernos panistas, sacó a la luz pública excesos e irregularidades, pero faltaron leyes para aclarar de oficio esos ilícitos y castigar a los responsables. Algo parecido sucede con la Auditoria Superior de la Federación (ASF), que ha dado a conocer faltantes millonarios en los Estados, pero entrega los resultados de sus auditorías a las mismas autoridades que las cometieron, violando en principio jurídico de que no se debe ser juez y parte, el mismo que se contravino al encomendar el Presidente a un subordinado investigar un conflicto de intereses que le imputan.

El camino para reducir la corrupción no es crear entre “bombos y platillos” un nuevo organismo que presida un “Zar anticorrupción” en nuevas instalaciones y con más burócratas, sino fusionar la Secretaria de la Función Pública con la Auditoria Superior de la Federación. Y darle a este organismo, que ya es autónomo, competencia y autoridad para auditar participaciones estatales y presuntos actos de corrupción en todos los poderes y niveles de gobierno. Así como el de consignar ante tribunales federales, donde funja como fiscal, a los presuntos corruptos.

Las principales fuentes y estrategias de corrupción están identificadas, las enumero y analizo en el libro Los ricos del gobierno, pero falta darle sustento y competencia a una autoridad independiente sobre los tres poderes y los tres niveles de gobierno, para que combata la corrupción de principio a fin. Lo que se puede lograr con la fusión de la SFP y la ASF, sin necesidad de gastar un peso más, al contrario, ahorrando al fusionarlos.

• Problemas económicos de México • Corrupción

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus