MIÉRCOLES, 25 DE FEBRERO DE 2015
¿Más gasto = mayor crecimiento?

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Arturo Damm
• Reforma fiscal, ¿para qué?

Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Aun suponiendo más gasto (más demanda y compras), de no haber más inversiones directas de por medio, el mismo no se traducirá en mayor crecimiento.”


Consecuencia de la falacia keynesiana que afirma que a más gasto mayor crecimiento, hay quienes creen que, dado que este año, consecuencia del proceso electoral, habrá más gasto, el resultado será un mayor crecimiento de la economía, lo cual, bien vistas las cosas, no es cierto.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el crecimiento de la economía se mide por el comportamiento de la producción de bienes y servicios, el PIB, producción que depende, no del gasto en la compra de esos bienes y servicios, sino de las inversiones directas, que son las que abren empresas, producen bienes y servicios, crean empleos, generan ingresos. Dicho de otra manera: la expectativa de que habrá demanda para lo que se produzca es condición necesaria, más no suficiente, para que aumente la producción, misma que aumenta si, y solamente si, se invierte directamente más.

En segundo término hay que tener presente que ese mayor gasto, necesario para llevar a cabo el proceso electoral, financiado con ingresos provenientes de los impuestos, se traducirá en un menor gasto en otros renglones, por lo que, en el agregado, no habrá un mayor gasto sino una recomposición del mismo, a favor del INE, de los partidos políticos,  de los candidatos en campaña, y de todos quienes los provean de bienes y servicios, desde slogans propagandísticos y espacios publicitarios hasta casillas, papeletas, crayones y urnas.

Resumiendo. Los gastos electorales (salvo que fueran financiados con producción de dinero, que no es el caso) no suponen un mayor gasto, sino una recomposición del mismo. Aun suponiendo más gasto (más demanda y compras), de no haber más inversiones directas de por medio, el mismo no se traducirá en mayor crecimiento (más producción y oferta).

Por último estas preguntas. Ese mayor gasto con ocasión de las elecciones, ¿qué tan productivo es? o, dicho de otra manera, ¿qué tanto valoramos los ciudadanos lo que se nos ofrece durante las campañas electores? El gasto electoral, ¿qué tanto valor agrega? ¿Qué tan útil es?

• keynesianismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus