LUNES, 2 DE MARZO DE 2015
Con reformas, ¿mayor crecimiento?

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Para los economistas encuestados por el Banco de México, las reformas no tendrán mayor efecto sobre el crecimiento, sobre la dimensión cuantitativa del progreso económico. ¿Será?”


El progreso económico consiste en la capacidad para producir más, y mejores, bienes y servicios, para un mayor número de gente. Más bienes y servicios, dimensión cuantitativa del progreso. Mejores bienes y servicios, dimensión cualitativa. Para un mayor número de gente, dimensión social.

La dimensión cuantitativa del progreso económico se mide por el comportamiento de la producción de bienes y servicios, el Producto Interno Bruto, el PIB, y el reto es que la misma crezca lo más posible, para lo cual deben actualizarse todas las potencias productoras (capacidad para producir) y productivas (capacidad para producir más con menos) de una economía, reto que en México no estamos enfrentando con éxito. Entre 2001 y 2014 el crecimiento promedio anual del PIB fue del 2.1 por ciento, por debajo del potencial de crecimiento que tiene la economía mexicana. Por ello es que se realizaron las reformas estructurales, que en materia de crecimiento tienen como meta lograr uno, sostenido, del 5.0 por ciento, más del doble del que hemos logrado (2.1 por ciento). ¿Se conseguirá?

En 2011 y 2012, antes del “atorón”, la economía creció 4.0 por ciento. En 2013, en pleno “atorón”, el crecimiento fue 1.4 por ciento. En 2014, con crecimiento del 2.1 por ciento, las cosas volvieron a la normalidad (crecimos a la tasa promedio). ¿Qué se espera para el futuro?

Según la Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado, correspondiente a enero, en 2015 y 2016 la economía crecerá 3.3 y 3.8 por ciento, respectivamente, por debajo de lo alcanzado en 2011 y 2012 (4.0 por ciento), y por debajo de la meta “con reformas” (5.0 por ciento). Para los próximos diez años (2016-2025) se espera un crecimiento promedio del 4.0 por ciento, el mismo que ya habíamos alcanzado en 2011 y 2012, antes de las reformas, lo cual muestra que, para los economistas encuestados por el Banco de México, las reformas no tendrán mayor efecto sobre el crecimiento, sobre la dimensión cuantitativa del progreso económico. ¿Será?

• Reformas estructurales • Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus