MARTES, 3 DE MARZO DE 2015
Jodidos pero felices

¿Usted cree que la economía mexicana crecerá este año 2% como asegura López Obrador?
No
No sé



“La banca central solo puede decidir entre uno de tres caminos posibles: a qué tasa contraer, a qué tasa expandir o dejar inalterada la base monetaria.”
Alberto Benegas Lynch (h)

Isaac Katz







“Muchos intentos y aproximaciones y sigue siendo un misterio. Y usted, ¿qué tan feliz es?”


En la última década, el crecimiento promedio anual del PIB real por habitante ha sido prácticamente nulo y, en los últimos dos años, el crecimiento acumulado ha sido negativo; el 57% de la PEA labora en la informalidad; los salarios medios pagados a aquellos trabajadores registrados ante el IMSS ha caído desde la crisis de 2009; la incidencia de pobreza no se ha reducido; un nivel y calidad de la educación son patéticos; la distribución del ingreso es de las más inequitativas del mundo; en lo que va del siglo XXI, la inflación acumulada llegó a 80%; ciertas regiones y/o ciudades del país se encuentran entre las más inseguras del mundo; México ocupa el lugar 103 de 175 países evaluados en el Índice de Percepción de la Corrupción; un muy largo etcétera que nos muestra, si no el fracaso, sí la mediocridad que caracteriza a nuestro país en el proceso de desarrollo económico.

El INEGI dio a conocer la semana pasada los "Indicadores de Bienestar Autorreportado de la Población Urbana", misma que indica la percepción subjetiva de los individuos sobre su propia situación y contexto. Dada la situación del país descrita en el párrafo anterior, los resultados de la encuesta son, por decir lo menos, sorprendentes.

A partir de diferentes indicadores, se construye un índice de satisfacción con vida (con una escala de 1 a 10). Los resultados reportados para las 7 ocasiones que se ha levantado la encuesta son: julio de 2013: 7.7; octubre de 2013: 7.9; enero de 2014: 7.9; abril de 2014: 7.9; julio de 2014: 7.9; octubre de 2014: 7.9; enero de 2015: 8.2.

Por rubros de percepción los resultados para enero de 2015 fueron (entre paréntesis los resultados para enero de 2014): relaciones personales: 8.7 (8.3); actividad u ocupación: 8.4 (8.1); logros en la vida: 8.4 (8.1); vivienda: 8.4 (8.1); estado de salud: 8.3 (7.9); perspectivas a futuro: 8.2 (7.9); nivel de vida: 8.2 (7.7); vecindario: 7.9 (7.6); tiempo libre: 7.6 (7.3); ciudad: 7.3 (7.1); país: 6.9 (6.7); y, seguridad ciudadana: 5.6 (5.4).

Para enero de 2015, el índice de satisfacción de vida por rango de edad fue: 18 - 29 años: 8.4; 30 - 44 años: 8.1; 45 - 59 años: 8.2; 60 - 74 años: 7.8; 79 y más años: 7.9.

Los resultados parecerían indicar que el habitante medio urbano en México es, simultáneamente, aguantador, resignado y masoquista, pero eso sí, profundamente optimista; si no, no se explica por qué, a pesar de que los diferentes indicadores objetivos de bienestar muestran un estancamiento, el mexicano se percibe a sí mismo como muy feliz.

Saltan a la vista dos cosas. La primera concierne a aspectos económicos: actividad u ocupación, perspectivas a futuro y nivel de vida. Un país que prácticamente no ha crecido en más de tres décadas, con salarios reales estancados para una parte importante de la fuerza laboral y un nivel de vida que no ha mejorado apreciablemente, ¿reflejan un mexicano conformista? La segunda, que iría en contradicción con lo anterior, es la percepción que tiene sobre la ciudad en la que habita y, particularmente, de México como un todo. Si el habitante medio urbano apenas le da una calificación aprobatoria al "país", ¿cómo puede ser tan optimista sobre sus perspectivas a futuro?

Octavio Paz, Samuel Ramos, Jorge Ibargüengoitia, Abel Quezada y muchos otros han tratado de explicar la naturaleza del mexicano: jodidos pero felices. Muchos intentos y aproximaciones y sigue siendo un misterio.

Y usted, ¿qué tan feliz es?

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus