LUNES, 6 DE ABRIL DE 2015
Recorte, ¿cuál puede ser el problema?

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“El problema con el recorte en el gasto programable no será económico, pero ¿desde el punto de vista político?”


En el documento de Pre-Criterios de Política Económica para 2016, la Secretaría de Hacienda informa que, para el año entrante, habrá un recorte en el gasto programable (el que financia las tareas de las distintas dependencias del Gobierno Federal, distinto al no programable, que se destina al cumplimiento de obligaciones impuestas por ley, como pago de la deuda gubernamental o participaciones a estados y municipios) de 135 mil millones de pesos, equivalentes al 3.7 por ciento del gasto programable para el 2015, un porcentaje que no debería de representar, desde el punto de vista económico, mayor problema.

Si a nivel de la economía familiar, o de la economía de una empresa, se tuviera que hacer un recorte al gasto del 3.7 por ciento, ¿ello representaría un reto enorme de consecuencias desastrosas? Y tratándose de un presupuesto gubernamental, como el del 2015, de 3.5 billones de pesos, ¿no habrá suficiente tela de donde cortar sin mayores traumas?

Me queda claro que el problema con el recorte no será económico: al final de cuentas el gasto programable para el 2016, ya con el recorte anunciado, será (cifra redondeada) de 3.5 billones de pesos, prácticamente el mismo que en 2014. Que en 2016 se ejerza el mismo presupuesto que en 2014, ¿representará una tragedia presupuestaria? No, al menos no desde el punto de vista económico. Pero, ¿desde el punto de vista político?

El problema político son las clientelas presupuestarias, los grupos de presupuestívoros que reciben dinero del gobierno y que no están dispuestos a “padecer” la merma de lo que reciben, al contrario: cada año exigen más, no conformándose con menos, siendo grupos bien organizados, sobre todo para la protesta (por ejemplo: el de los artistas y demás “creadores” en torno a Conaculta), por lo que resulta políticamente incorrecto recortarles presupuesto. El problema es que el dinero que se les destina, casi siempre por la vía del subsidio, tiene poco (¿cero?, ¿negativo?) impacto en el crecimiento económico, debiendo ser allí donde se concentre el recorte. ¿Será?

• Problemas económicos de México • Buscadores de rentas

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus