VIERNES, 5 DE JUNIO DE 2015
Consumo privado, ¿cómo vamos?

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos

Arturo Damm
• Domingo, día clave

Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Cómo vamos en materia de consumo privado, la variable más importante, ¡sí, las más importante!, para medir el desempeño de una economía?”


El desempeño de una economía debe medirse a nivel de la economía familiar, y a ese nivel hay una variable fundamental: el consumo de bienes y servicios, conocido como consumo privado, del cual depende el bienestar de la familia, siendo dicho consumo el resultado del desempeño de otras variables como son la creación de puestos de trabajo, la productividad de los empleos, la generación de ingreso, y el poder adquisitivo del dinero. ¿Cómo andamos, en México, en la materia?

Según los últimos datos reportados por el INEGI, en términos mensuales (comparando cada mes con el mes anterior) y desestacionalizados (eliminando factores estacionales y de calendario para comparar mejor) el consumo privado (el gasto realizado por los hogares residentes del país en bienes y servicios de consumo, tanto de origen nacional como importado, excluyendo compras de viviendas y objetos valiosos) creció, en marzo de los últimos tres años, así: 2013, 0.2 por ciento; 2014, menos 0.3; 2015, nuevamente menos 0.3 por ciento, no habiéndose registrado ninguna mejoría.

¿Cuál es el resultado si, en vez de comparar los meses de marzo, comparamos, usando la tasa de crecimiento promedio mensual del consumo privado, el primer trimestre de cada uno de los tres años considerados? 2013, 0.2 por ciento; 2014, 0.1; 2015, 0.5 por ciento, habiéndose registrado una mejoría.

Comparando los meses de marzo concluimos que vamos mal. Comparando los primeros trimestres concluimos que vamos bien. En realidad, ¿cómo vamos?

Para responder analicemos, también en términos mensuales y desestacionalizados, el crecimiento del consumo privado durante los tres primeros meses del 2015: enero, 1.6 por ciento; febrero, 0.1 por ciento; marzo, menos 0.3 por ciento. Pasamos de bien a mal (1.6 a 0.1) y de mal a peor (0.1 a menos 0.3). Realmente, ¿cómo vamos en materia de consumo privado, la variable más importante, ¡sí, las más importante!, para medir el desempeño de una economía? La respuesta no depende de la opinión sino de la certeza, y los números, y la tendencia que muestran, hablan por sí mismos.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus