VIERNES, 5 DE JUNIO DE 2015
Educación y elecciones

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“Estoy cierto que nuestro vecino hallará la forma de superar su mediocre desempeño educativo básico e intermedio –que no el superior, que es excelso - pero dudo que el nuestro lo consiga pues con un gobierno pusilánime, que se dobla ante vándalos que se dicen maestros y que ya le tomaron la medida, el futuro se ve fatídico.”


Mientras veo con pena la oprobiosa capitulación del gobierno de México, que declina aplicar su reforma educativa ante el chantaje de huestes de vándalos del magisterio disidente, sigo el debate entre los precandidatos presidenciales en Estados Unidos sobre el futuro de la educación en su país.

Allá, la discusión se centra sobre un programa del gobierno federal conocido como Núcleo Común (NC) que define estándares mínimos para estudiantes y maestros, lo que resulta controvertido dada la auténtica estructura federal de su sistema de gobierno en el que la educación se determina y financia a nivel local.

La polémica tiene su origen en la cuna misma de ese país y en la división de facultades de los estados, que llevaban operando siglo y medio cuando se fundó el gobierno federal en 1789, mientras que México ha sido siempre un país gobernado centralmente que al paso del tiempo y por causas políticas inventó los estados.

En México existió una Secretaría de Instrucción Pública desde el Porfiriato, pero en su etapa moderna con Vasconcelos a la cabeza se recrea en 1921, mientras que en EU su equivalente a nivel de gabinete presidencial se funda apenas en 1979.

La controversia sobre el NC tiene tintes políticos, con la mayoría de los precandidatos republicanos rechazándolo por ser una usurpación de funciones de la federación en detrimento de la autonomía estatal y municipal en la materia, donde se financia el 90% del gasto educativo.

Este punto de vista considera también que el NC viola reglas democráticas básicas pues se trata de imponer directrices y criterios educativos así como parámetros de medición de rendimiento diseñados por “tecnócratas elitistas” en Washington, sin consultar a comunidades, maestros y padres de familia.

El argumento a favor de un NC es que la calidad educativa es tan disímil a nivel nacional que conduce a que 40% de los graduados de preparatoria que ingresan a la universidad tengan que tomar cursos correctivos en matemáticas, gramática y ciencias, y que su rezago frente a estudiantes extranjeros sea abismalmente penoso.

El contrargumento es que se trata de un nuevo intento de invasión del gobierno federal en ámbitos que no le corresponden, como queda definido en las leyes vigentes en la materia que prohíben que desde Washington se pretenda “imponer, dirigir o controlar” los programas educativos de las escuelas.

Lo que busca ser sólo la fijación de estándares de desempeño mínimo, se traduce ineludiblemente en presiones para conformar un contenido común en los programas, en los libros de texto y en general en el contenido del currículo, lo que conduce a una estandarización de la substancia educativa con una indudable agenda política.

Los opositores al NC se apoyan en la siguiente evidencia empírica: el último medio siglo en el que la intromisión del gobierno federal en educación creció exponencialmente, coincidió con el declive sistemático en la calidad de la enseñanza y de los alumnos que se gradúan de preparatoria.

El debate refleja también una vieja conflagración entre quienes apoyan la enseñanza religiosa frente a una educación secular. Los llamados “creacionistas” pretenden que se enseñen las verdades bíblicas en lugar de la versión científica de la evolución de las especies sustentada en la obra de Charles Darwin.

Esta controversia, que será una de las centrales en la polémica que ya se está dando entre los aspirantes presidenciales de EU, puede parecer barroca y extravagante para muchos, pero en contraste con lo que ocurre al respecto en México, me parece de un nivel admirable.

Estoy cierto que nuestro vecino hallará la forma de superar su mediocre desempeño educativo básico e intermedio –que no el superior, que es excelso - pero dudo que el nuestro lo consiga pues con un gobierno pusilánime, que se dobla ante vándalos que se dicen maestros y que ya le tomaron la medida, el futuro se ve fatídico.

• Educación / Capital humano • Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus