VIERNES, 19 DE JUNIO DE 2015
El Banco de México y la regla monetaria

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Trato de tomar los mejores elementos de la justicia social y de la libertad económica. Lo que exploro es la posibilidad de una tercera constelación, más alta que las otras dos, moralmente mejor. Libertad económica, sí; justicia social, sí.”
John Tomasi


Más artículos...
Luis Pazos
• Más impuestos menos crecimiento ¡lógico!

Arturo Damm
• Desaceleración, más muestras

Ricardo Valenzuela
• ¿Quiénes controlan los gobiernos? (I)

Isaac Katz
• ¿Qué falló? (I)

Arturo Damm
• La tasa y el crecimiento

Víctor Hugo Becerra
• Amando a tu verdugo

Arturo Damm







“Es momento de preguntarnos si el Banco de México, a la hora de decidir cuánto dinero producir para la economía, decide en base al comportamiento de la oferta de bienes y servicios.”


p>Termino esta serie de cuatro Pesos y Contrapesos dedicados al Banco de México, y a la conveniencia de que Agustín Carstens repita como gobernador de la institución, reconociendo, de manera realista, que tendremos banco central para rato y que, por ello, tendremos el sistema monetario que sintetiza los peor de tres mundos: 1) el mundo del dinero fiduciario, sin respaldo de ningún tipo, sin ningún valor intrínseco; 2) el mundo del dinero fiduciario, ofrecido de manera monopólica por una entidad estatal, el banco central; 3) el mundo del dinero fiduciario, ofrecido monopólicamente por bancos centrales, e impuesto por ley (es decir: por la fuerza), como único dinero de curso legal, todo lo cual abre la puerta a los abusos en la producción de dinero, mismos que no se conjuran con señalar, tal y como se hace en la Constitución, y luego se repite en la ley de banco, que la tarea primordial del Banco de México es “preservar el poder adquisitivo de la moneda nacional”, lo cual señala el fin, pero no el medio para conseguirlo: la regla monetaria.

Si por preservar el poder adquisitivo de la moneda nacional entendemos que no haya ni inflación, pero tampoco deflación, entonces la cantidad de dinero que se intercambia en la economía, que depende en parte de la cantidad de dinero que se produce para la economía, deberá aumentar o disminuir según aumente o disminuya la oferta de bienes y servicios, compuesta por la producción interna y la importación de esos bienes y servicios. Esta debe ser la regla monetaria en los sistemas monetarios que tienen como fin, tal y como es el caso del nuestro, preservar el poder adquisitivo de la moneda nacional, momento de preguntarnos si el Banco de México, a la hora de decidir cuánto dinero producir para la economía, decide en base al comportamiento de la oferta de bienes y servicios. La aplicación de la regla monetaria supone problemas que resolver, pero no por ello debe descartarse como impracticable. No lo es.

• Inflación / Política monetaria

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus