Pesos y contrapesos
Jun 24, 2015
Arturo Damm

Lo peor de tres mundos (III)

Esa competencia, ¿no resultaría mejor que el monopolio en términos de la preservación del poder adquisitivo del dinero?

El primer elemento de nuestro sistema monetario es el dinero fiduciario, sin respaldo de ningún tipo, y por ello sin ningún valor intrínseco. El segundo es la producción y oferta monopólica de ese dinero fiduciario, con un agravante: ese monopolio, que no es otro más que el banco central, es estatal, por lo que sintetiza lo peor de dos mundos: el mundo del monopolio (de la oferta al margen de la competencia), y el mundo del monopolio estatal (con todos los excesos y defectos que las entidades estatales tienen, comenzando por la transparencia y la rendición de cuentas).

Si de usted lector dependiera la elección, ¿cuál elegiría? ¿Que todos los bienes y servicios con los que satisface sus necesidades, gustos, deseos y caprichos se los ofrecieran monopolios estatales (o gubernamentales), o empresas privadas compitiendo entre sí? Como consumidor, ¿cuál de las dos opciones le conviene? La segunda, sin lugar a dudas.

Llegados a este punto se puede argumentar que el dinero no es una mercancía, que no es un bien o servicio, sino el medio de intercambio de los bienes y servicios, el medio para vender y comprar mercancías, superando las limitaciones del trueque, por lo que la pregunta hecha en el párrafo anterior no es válida tratándose del dinero. ¿Será?

¿Usted no querría tener la posibilidad de elegir entre distintas clases de dinero, para optar por la que considere mejor (otra cuestión sería en función de qué variable consideraría usted un dinero mejor que otro)? En concreto, ¿no quisiera usted tener la libertad de elegir, para el pago de sus quincenas, entre el peso y el dólar, o cualquier otra divisa que  usted considere mejor que “nuestro” peso? Ello no eliminaría la producción estatal de dinero (el Banco de México seguiría produciendo los pesos), pero sí su oferta monopólica (el Banco de México y sus pesos competirían con la Reserva Federal y sus dólares). Esa competencia, ¿no resultaría mejor que el monopolio en términos de la preservación del poder adquisitivo del dinero?

Continuará.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
Termina la era “TLCAN” y comienza la era “T-MEC”. ¿Considera que será suficiente para remolcar a la economía mexicana y hacerla crecer a pesar de que los motores internos están apagados (consumo, inversión, inversión gubernamental)?
Artículos recientes...