Pesos y contrapesos
Jul 21, 2015
Arturo Damm

Ingresos, desigualdad y pobreza (I)

Entre 2012 y 2014 la distribución del ingreso, para todo efecto práctico, no mejoró. Está claro que la desigualdad económica no se está resolviendo con la redistribución gubernamental del ingreso.

La publicación de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2014 (ENIGH14), que el INEGI levanta y publica cada dos años, ha tenido, como una de sus principales reacciones, el señalamiento de la persistencia de la desigualdad en materia de ingresos, misma que, para muchos, sigue siendo el principal problema a resolver, solución hacia la cual, simple y sencillamente, no avanzamos.

En 2012 el coeficiente de Gini, que mide la desigualdad en materia de ingresos (cero significa perfecta igualdad –todos tienen la misma cantidad de ingreso– y uno perfecta desigualdad –uno tiene todo el ingreso y el resto tiene nada–) fue 0.496 y en 2014 se ubicó en 0.491, lo cual dio como resultado una reducción marginal de solamente cinco milésimas de punto. Para todo efecto práctico la desigualdad en 2014 resultó la misma que en 2012, ello sin considerar las transferencias de ingresos (el gobierno le quita a A para darle a B) por medio del gasto social del gobierno.

Considerando las transferencias, ¿cuál fue el resultado? En 2012 el coeficiente de Gini, después de transferencias, fue 0.440, 56 milésimas de punto menos que sin transferencias (0.496). En 2014 se ubicó en 0.438, 53 milésimas de punto por debajo de sin transferencias (0.491). ¿Qué efecto tuvieron las transferencias de ingresos realizadas por el gobierno sobre la desigualdad? El resultado, ¿justifica la redistribución gubernamental del ingreso, es decir, que el gobierno le quite a A parte del producto de su trabajo para darle a B lo que no es producto del suyo?

El hecho es que entre 2012 y 2014 la “distribución” del ingreso, para todo efecto práctico, no mejoró (ya veremos más adelante por qué entrecomillo la palabra distribución), algo que muchos consideran el principal problema a resolver en el país, mismo que no se está resolviendo con la redistribución gubernamental del ingreso, misma que, entre 2012 y 2014, tuvo un efecto marginal en el coeficiente de Gini, tal y como lo muestran los datos proporcionados por el INEGI.

Continuará.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Donde hay una necesidad nace un derecho.

Axel Kiciloff
Entrar
Encuesta de la semana
En los primeros 6 meses del año las pérdidas de Pemex ascendieron a 606 mil 587 millones de pesos y no parece que el escenario mejore en lo que resta del año debido a la menor demanda de combustibles provocada por la emergencia sanitaria global, a mediano plazo por la excesiva deuda que carga y a largo plazo por la menor dependencia de combustibles fósiles. Dado lo anterior, ¿qué se debe hacer con la empresa paraestatal?
Artículos recientes...
Rodrigo Hernández
• ¿Es México capitalista?
Arturo Damm
• Cuestión de lógica
Manuel Suárez Mier
• Cabildeo en Washington en 2020
Arturo Damm
• PIB
Ricardo Valenzuela
• ¿Quién es realmente Donald Trump?
Arturo Damm
• Estado comatoso