Pesos y contrapesos
Sep 15, 2015
Arturo Damm

Presupuesto 2016: ¿Responsable, realista y austero? (II)

Si usted tuviera que hacer un recorte en su presupuesto familiar del 1.9%, ¿enfrentaría un grave problema? ¿Se atrevería a presumir ese recorte como un enorme esfuerzo?

Pese a que la Secretaría de Hacienda propuso (¿con qué intención de realmente llevarlo a cabo?), elaborar el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2016 aplicando los principios del Presupuesto Base Cero, y pese a que Peña Nieto dio la instrucción de que el mismo resultara “responsable, realista y austero”, en 2016 tendremos, en materia de gasto gubernamental, en esencia, más de lo mismo: el gobierno gastando en lo que no debe (por ejemplo, en la nueva Secretaría de la Cultura, cultura cuya protección y promoción no es tarea esencial del gobierno), por ello mismo gastando más de lo que debe (por ejemplo: en becas para los “creadores” de cultura), y muchas veces (¿cuántas del total?) gastando de mala manera (por ejemplo: subsidiando, con los impuestos cobrados a los ciudadanos, la creación de productos culturales que esos mismos ciudadanos, libremente, pagando por ellos en el mercado, no estarían dispuestos a financiar, ¡algo muy distinto que subsidiar!).

Centro la atención (recurriendo a los grandes números) en el tema de la austeridad. ¿Qué tan austero resulta el presupuesto de egresos propuesto para el 2016 comparado con el del 2015? ¿De qué tamaño será el esfuerzo, ¡a favor de la austeridad!, del sector público? Veamos (insisto, recurriendo a los grandes números).

En 2015 el gasto neto total del sector público será de 4,807.6 miles de millones de pesos. Para 2016 se pretende que sea de 4,714.9 miles de millones, lo cual, de aprobarse, significará una reducción de 92.7 miles de millones de pesos, equivalentes al 1.9 por ciento. Tal será la magnitud del esfuerzo, ¡a favor de la austeridad!, del sector público.

Si usted, lector, tuviera que hacer un ajuste a la baja en su presupuesto familiar del 1.9 por ciento, ¿enfrentaría un grave problema? ¿No tendría tela de donde cortar? Y si metiera tijera, ¿se atrevería a presumir ese recorte como un enorme esfuerzo? Repito la magnitud del recorte, que hay que considerar en términos porcentuales no dinerarios: ¡1.9 por ciento! ¿Gran esfuerzo?



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
Termina la era “TLCAN” y comienza la era “T-MEC”. ¿Considera que será suficiente para remolcar a la economía mexicana y hacerla crecer a pesar de que los motores internos están apagados (consumo, inversión, inversión gubernamental)?
Artículos recientes...