JUEVES, 8 DE OCTUBRE DE 2015
AAT, ¿enfoque correcto?

Según usted, ¿cómo le está yendo a la economía mexicana?
Muy bien
Bien
Regular
Mal
Muy mal



El punto sobre la i
“¿Es que Dios quiere prevenir el mal, pero no es capaz? Entonces no es omnipotente. ¿Es capaz, pero no desea hacerlo? Entonces es malévolo. ¿Es capaz y desea hacerlo? ¿De dónde surge entonces el mal? ¿Es que no es capaz ni desea hacerlo? ¿Entonces por qué llamarlo Dios?”
Epicuro


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• TMEC, feto proteccionista

Arturo Damm
• La rifa

Víctor Hugo Becerra
• López Obrador: Incompetente y criminal

Arturo Damm
• T-MEC, ¿seguridad?

Manuel Suárez Mier
• La nueva ruta a la servidumbre

Asael Hernández
• Las palomas grises en Banxico

Arturo Damm
• Inflación


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La Secretaría de Economía no menciona ni por error a los verdaderos beneficiados del Acuerdo, omisión que es un grave error. Este tipo de acuerdos, ¿el gobierno los negocia con el enfoque correcto?”


El gobierno mexicano concluyó, con los gobiernos de otros once países, las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico, AAT, que fundamentalmente es un acuerdo comercial, calificado como el más ambicioso después del TLC con Estados Unidos y Canadá. Los países involucrados son: México, Estados Unidos, Canadá, Chile, Perú, Australia, Brunei, Malasia, Nueva Zelandia, Singapur, Vietnam y Japón, y como lo señala el comunicado de la Secretaría de Economía, “el Acuerdo es de suma relevancia dado que abre nuevas oportunidades de negocio para el sector productivo mexicano en seis mercados de Asia-Pacífico (Australia, Brunei, Malasia, Nueva Zelandia, Singapur y Vietnam), la región que registrará el mayor crecimiento económico en los próximos veinticinco años”, sin olvidar que el Acuerdo “fortalece la integración de las cadenas productivas de México, Estados Unidos y Canadá, contribuyendo a la meta de convertir a América del Norte en la región más competitiva del mundo”, y sin pasar por alto que con el Acuerdo se “consolida el acceso preferencial a los mercados de Chile y Perú, socios comerciales prioritarios de México en América Latina, y profundiza las preferencias (sic) de acceso al mercado de Japón”, todo lo cual está bien, pero sólo como medio, no como fin.

La Secretaría de Economía, al justificar el Acuerdo, hace referencia, nada más, a los intereses de los inversionistas, productores y exportadores mexicanos, quienes tendrán, gracias al mismo, acceso más fácil a las economías de los once países mencionados, lo cual los beneficiará, pero ello solo es el medio para el logro del verdadero fin del libre comercio: elevar el bienestar de los consumidores mexicanos, lo cual se logra gracias a la competencia que las importaciones traen consigo, lo cual obliga a los productores nacionales a volverse más productivos (producir a menor costo) y más competitivos (ofrecer a menor precio), todo en beneficio de los consumidores, a quienes la Secretaría de Economía no menciona ni por error, omisión que es un grave error.

Este tipo de acuerdos, ¿el gobierno los negocia con el enfoque correcto?

Continuará.

• Globalización / Comercio internacional • Mercantilismo / Proteccionismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus