VIERNES, 16 DE OCTUBRE DE 2015
Estabilidad monetaria (IV)

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena

Santos Mercado
• La salud en manos de la burocracia política

Asael Polo Hernández
• AMLO pisotea a micro y pequeños empresarios: principales empleadores

Arturo Damm
• Son las empresas

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (I)

Arturo Damm
• Empobrecimiento


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Cierto, hoy la inflación está en mínimos históricos, ¡pero sigue estando!, y no hay garantía de que no vaya a repuntar.”


Para conseguir, con sistemas basados en dinero fiduciario, bancos centrales y dinero de curso legal, la estabilidad monetaria, deben cumplirse tres condiciones: que el único objetivo del banco central sea preservar el poder adquisitivo del dinero; que nadie pueda obligarlo a producir dinero y dárselo para gastarlo; y que la regla para la producción de dinero sea que la misma aumente según aumentó la oferta de bienes y servicios (propuesta basada en la Regla Monetaria de Friedman). En México se cumplen las dos primeras condiciones pero no la tercera, y allí están los resultados: la inflación persiste.

Fue el 1 de abril de 1994 cuando se le otorgó la autonomía al Banco de México y se le impuso como tarea prioritaria preservar el poder adquisitivo de la moneda nacional. ¿Qué tenemos? Las dos primeras condiciones para el buen funcionamiento del sistema. ¿Qué falta? La tercera.

El Banco de México se dedica, por medio de la fijación de la Tasa de Interés Interbancaria, a combatir el alza en el Índice de Precios al Consumidor (inflación), lo cual debe llevarnos a preguntar ¿por qué aumenta el índice? Si aceptamos que las alzas en los índices de precios son consecuencia de un crecimiento excesivo de la cantidad de dinero que se intercambia, superior al aumento en la oferta de bienes y servicios, y que el banco central, directa o indirectamente, controla esa variable, la respuesta es: porque la cantidad de dinero que se intercambia crece de manera excesiva, más de lo que lo hace la oferta de mercancías, es decir, porque no se cumple la tercera condición, y allí están las consecuencias: de abril de 1994 a septiembre de 2015, los años de la autonomía del Banco de México, en el país se acumuló una inflación de 522.6 por ciento. Cierto, hoy la inflación está en mínimos históricos, ¡pero sigue estando!, y no hay garantía de que no vaya a repuntar. ¿Qué hacer? Aplicar la tercera condición, basada en la Regla Monetaria de Friedman.

• Cultura económica • Inflación / Política monetaria

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus