MIÉRCOLES, 18 DE NOVIEMBRE DE 2015
Voltaire (II)

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







““¿No es haber prestado un servicio a la humanidad el distinguir la religión de la superstición? ¿Acaso merezco ser perseguido por haber dicho de cien maneras diferentes que no se hace nunca bien a Dios haciendo daño a los hombres?” (Voltaire)”


Religión y superstición:
“¿No es haber prestado un servicio a la humanidad el distinguir la religión de la superstición? ¿Acaso merezco ser perseguido por haber dicho de cien maneras diferentes que no se hace nunca bien a Dios haciendo daño a los hombres?”

Religión:
“Nunca se ha visto ninguna sociedad religiosa ni ningún rito establecidos con el propósito de estimular a los hombres a los vicios. Se han servido en toda la tierra de la religión para hacer el mal, pero en todas partes ha sido establecida para incitar al bien; y si el dogma induce al fanatismo y a la guerra, la moral inspira por doquier la concordia.”

Superstición:
“La superstición que hay que extirpar de la tierra es la que, al convertir a Dios en un tirano, invita a los hombres a ser tiranos. Aquel que primero dijo que hay que considerar con horror a todos los réprobos puso el puñal en la mano de los que se atrevieron a creerse fieles; aquel que primero prohibió toda comunicación con los que no eran de su opinión hizo sonar el toque de carga de las guerras civiles en toda la tierra.”

Supersticioso:
“El supersticioso es su propio verdugo: lo es también de cualquiera que no piense como él. A la delación más infame la llama corrección fraterna; acusa a la ingenua inocencia que no está sobre aviso y que, en la sencillez de su corazón, aún no ha sellado sus labios. La denuncia a esos tiranos de las almas, que se burlan a la par del acusado y del acusador. Finalmente el supersticioso se convierte en fanático y entonces, llevado por su celo, es capaz de todos los crímenes en nombre del Señor.”

Tolerancia:
“¿Le va a ser permitido a cada ciudadano no creer más que en su razón, y pensar lo que esa razón ilustrada o equivocada le dicte? Así debe ser, en tanto no altere el orden: pues no depende del hombre creer o no creer, pero depende de él respetar los usos de su patria.”

• Liberalismo • Totalitarismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus