MIÉRCOLES, 2 DE DICIEMBRE DE 2015
Día de dar gracias... ¿de qué? (II)

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Ricardo Valenzuela







“¿Qué es lo que celebran los norteamericanos?”


El jueves de la semana pasada los estadounidenses hicieron un alto en el camino para reunirse con sus familiares, en ese ritual tan especial que han celebrado durante más de 200 años, el día de dar gracias. En esta ocasión realmente tienen muchas cosas que agradecer y, en especial el Presidente Bush, tanto que, sin que nadie lo sospechara, súbitamente los noticieros iniciaron la trasmisión de las imágenes del presidente en su visita a los soldados combatiendo en Irak, algo que dejó al mundo entero sorprendido.

Los días anteriores al ritual de gracias, los medios fueron inundados con una avalancha de buenas noticias en el frente económico. El Departamento de Comercio, en su revisión del crecimiento del PIB, lo ha modificado a un 8.3% situándolo como el más agresivo de los últimos 25 años. El miércoles, antes del día de gracias, se anunciaba el que las utilidades de las empresas, durante el tercer trimestre del año, crecían un 30% en relación al anterior por lo que las solicitudes de pago de los beneficios de desempleo, bajan de forma agresiva y el dólar se fortalece.

La venta de casas continúa su ritmo de casi 7 millones de unidades al año, para romper record. Las inversiones de capital de nuevo arrecian el horizonte de las empresas, lo mismo que la reposición de inventarios, la confianza del consumidor, y la productividad nacional navegan igual hacia territorio de record.

El ingreso personal de los americanos lo mismo que el consumo, crecen vigorosamente. La asociación nacional de gerentes de compras reporta un crecimiento de sus órdenes no visto desde 1995. Todo ello hace pensar que los EU inicia una era, no de expansión, sino de explosión económica liderada por los recortes de impuestos de Bush, el recorte de las tasas de interés de Greenspan y, sobre todo, el elemento tecnológico que de forma nunca vista catapulta la productividad para avizorar un horizonte de, tal vez, otros diez o más “años gordos.”

Los medios han reportado algo que parece una tendencia. China hace el anuncio de la activación de las reformas requeridas para promover más agresivamente la inversión extranjera y la competencia que, ya en estos momentos, juegan un papel fundamental en su economía. También un plan muy especial para importar talento internacional para todas las áreas, pero en especial la financiera y fortalecer sus bancos para, como lo afirma el Presidente el partido, cultivar una visión global aprendiendo de las experiencias exitosas de naciones extranjeras.

Israel, en voz de su Ministro de Finanzas, Benjamín Netanyahu, anuncia un plan para liberalizar la socializada economía del estado judío, la cual por años se ha distinguido por su resistencia a los mercados libres. Desde su ascensión al poder el pasado mes de febrero, el ex primer ministro ha presionado para iniciar un programa de recorte en el gasto, reducción de impuestos y, sobre todo, desmembrar los monopolios del gobierno para enviarlos a competir y restar poder a los sindicatos. 

Con la liberación de Georgia y el voto de Latvia para formar parte de la Unión Europea, Europa oriental, oprimida por la vieja Unión Soviética, dibuja su futuro hacia la libertad abrazando los mercados libres. Hace solo un mes en Lituania, el economista de la Universidad de Nevada en Las Vegas, Hans Hermann Hoppe, daba una visión de lo que esta parte del mundo construye. La Unión de países libres y soberanos en donde, lo que se pudiera asemejar a un gobierno federal, sea un organismo con los mínimos poderes requeridos para llevar a cabo sus limitadas funciones.

Pero todo lo anterior lo escribía yo hace 10 años un poco nervioso pues, aconsejado por amigos como Steve Moore, Peter Schiff, Ron Paul, me asomaba hacia lo que parecía ser un profundo precipicio que aguardaba a la economía mundial. Una economía manoseada y ya cansada después de tantos años de socialismo, populismo, keynesianismo, en la cual banderas compasivas como la de dar acceso a "todo mundo" a una vivienda, calificaran o no para el requerido préstamo hipotecario, dibujaban un negro horizonte, en especial en EEUU, la economía que sigue rigiendo al mundo.

Clinton iniciaba la fiesta de "casa para todos" obligando a Ginnie Mae y Fani Mae, hipotecarias del gobierno, para que alegraran la bacanal con préstamos podridos desde su inicio. Ante tal panorama, los bancos de inversión cómodamente se dedicaban a comprar ese papel hipotecario gestando la crisis, que de inmediato cobrara la primera baja, Lehman Brothers. Bush continuaría sumando con las guerras de Irak y Afganistán.

Finalmente la burbuja explotaba en 2008, evento que catapultara a la presidencia al primer mandatario socialista de los EEUU, que ha llevado al país al soponcio que hoy vivimos, y lo más grave, son muy pocos los que perciben cómo los amarres logrados por Obama, a base de sus órdenes ejecutivas, forjan un apretado arnés que sofocará la economía durante muchos años, manteniéndola en ese laberinto de mediocridad. EEUU ya no es lo mismo y tal vez nunca lo será, cortesía de Obama.

El hombre no vino por el presente, vino por el futuro.

La economía crece de forma raquítica, algo inusual en periodos de recuperación. La deuda del país ha llegado a niveles insostenibles de casi 100% del PIB, a la que Obama ha agregado casi 10 trillones de dólares. EEUU, por primera vez en su historia, ha sido expulsado de los primeros 10 lugares en el Índice de Libertad Económica, siguiendo la ruta dibujada por Venezuela. El gobierno de Obama alcanza record de personas viviendo bajo el manto de "food stamps". El capitalismo crony-socialista ha renacido de forma exponencial y, como ejemplo, tenemos a GE y Solyndra con sus $600 millones perdidos. El ingreso de los estadounidenses ha decrecido. Los impuestos, mandatos y regulaciones, han crecido de forma insoportable expulsando empresas y particulares al extranjero.

El medio oriente está en llamas. Francia llora sus caídos y con tibieza lanza temerosos ataques. Putin se prepara para la guerra y él sí cumple lo que afirma. Hugo Chávez ha muerto y lo sustituye un maniático peor que él, estableciendo un narco estado. Obama le da poder a Irán para fabricar armas nucleares y se dedica a cambiar terroristas por desertores. La cacería y holocausto de cristianos en el medio oriente arrecia.

Hordas de musulmanes invaden Europa cual caballo de Troya, y ahora apuntan a EEUU. Se localizan más de 20 campos de entrenamiento para terroristas islámicos dentro de los EEUU. Constantemente se detienen musulmanes tratando de cruzar ilegalmente la frontera entre México y EEUU, cuando se especula de una sociedad entre narcos mexicanos, Venezuela (proveedor de pasaportes falsos) y miembros de ISIL. El PRI de nuevo asume el poder y, con esa habilidad adquirida con tantos años de función, arrecia la fabricación de pobres que luego, desesperadamente apuntan hacia la frontera, y este vía crucis pude ser interminable.

Entonces, yo me pregunto ¿qué es lo que celebran los norteamericanos? 

• Liberalismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus