MIÉRCOLES, 23 DE DICIEMBRE DE 2015
Un balance

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Arturo Damm
• Empresarios

Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

Isaac Katz







“Se acaba este año y es el momento propicio para hacer un balance. Como siempre, claroscuros.”


Se acaba este año y es el momento propicio para hacer un balance. Como siempre, claroscuros. Algunos aspectos que destacar.

1. En un entorno Internacional complicado, la economía mexicana crecerá este año en alrededor de 2.5%, mejor que los dos años anteriores pero claramente insuficiente para abatir los principales rezagos en materia de pobreza y de empleo formal. El crecimiento se explica, principalmente, por la recuperación del consumo interno y de la inversión privada. El PIB petrolero y la inversión pública le restaron al crecimiento, lo que refleja la enorme ineficiencia con la que opera el sector público.

2. La depreciación del tipo de cambio de alrededor del 15% frente al dólar estadounidense  fue el resultado del fortalecimiento de esta moneda respecto de las demás. Un año complicado en materia de finanzas internacionales ante la incertidumbre que se vivió a lo largo de todo el año sobre qué haría la Reserva Federal de Estados Unidos, la cual finalmente se disipó la semana pasada cuando decidieron aumentar la tasa de fondeo en 25 puntos base, aumento que fue replicado por el Banco de México. A lo largo del año, dada la depreciación y volatilidad del tipo de cambio, el banco central vendió parte de sus reservas internacionales para "ordenar y proveer liquidez" al mercado cambiario. Esto es insostenible.

3. A pesar de la depreciación cambiaria, la inflación está en mínimos históricos, ayudada en parte por la reducción de precios en telecomunicaciones, el primer gran fruto de las últimas reformas estructurales. Sin embargo, la misma depreciación y el aumento del consumo interno podrían introducir presiones inflacionarias adicionales el próximo año, las cuales deberán ser enfrentadas por el Banco de México, cuyo único mandato constitucional (y así tiene que quedarse) es procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda. No hay que olvidar que en el manejo de la política monetaria entran tres  variables: teoría, suerte y magia.

4. En línea con la reforma constitucional en materia educativa se ha avanzado significativamente en el proceso de evaluación de los profesores, a pesar de la resistencia de la CNTE, pero no queda claro qué van a hacer la SEP y el INEE con los resultados de los exámenes de evaluación. No podemos tener una educación de mayor calidad sin profesores de mayor calidad. Falta, sin embargo, una reforma educativa de fondo que incluya una revisión de los planes de estudio así como más modernas prácticas de enseñanza.

5. La reforma energética va por buen camino. Después del tropiezo en la primera fase de la ronda 1, el proceso de subastas y asignación de campos petroleros ha mejorado significativamente. Los resultados en materia de producción de petróleo se verán en el mediano plazo pero las perspectivas son, en general, buenas. Mejor aún el avance en materia eléctrica, lo que aumentará la competitividad de la industria manufacturera mexicana. Por otra parte, un sinsentido, invertir 23,000 millones de dólares en las refinerías de Pemex.

6. No se ha avanzado en materia de estado de derecho. Los derechos privados de propiedad siguen ineficientemente definidos, protegidos y garantizados; el poder judicial sigue sin garantizar de manera imparcial y eficiente el cumplimiento de los contratos. Por otra parte, los índices delictivos, tanto del fuero federal como del común no caen, más el hecho de que persiste una impunidad de casi el 97% en la comisión de delitos.

7. A partir del próximo año ya no seremos habitantes del DeFectuoso, sino de la Ciudad de México y, de paso, tenemos un nuevo reglamento de tránsito que no resolverá el caos vial de la ciudad.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus