LUNES, 18 DE ENERO DE 2016
Crecimiento, inversión y competitividad (I)

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic

Arturo Damm
• Art. 39 CFF

Isaac Katz
• La gran crisis

Arturo Damm
• Comercio exterior, de mal en peor

Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Lo que se ganó en los años buenos se perdió en los malos, y el resultado final fue la mediocridad.”


Muchos han sido los problemas que, en los últimos quince años, los transcurridos de este siglo XXI, hemos enfrentado en la economía mexicana. Muchos y variados, pero uno ha persistido tercamente: el crecimiento mediocre del Producto Interno Bruto, PIB, de la producción de bienes y servicios y, por lo tanto, del ingreso. El crecimiento promedio anual del PIB entre el 2001 y el 2015 (suponiendo un crecimiento del 2.5 por ciento el año pasado) fue del 2.3 por ciento, con el peor resultado en el 2009 (menos 4.5 por ciento) y con el mejor un año después, en 2010 (5.1 por ciento consecuencia, sobre todo, del efecto rebote: después de un año tan malo como lo fue el 2009 no resultó difícil lograr un “buen” resultado en 2010).

Este, el crecimiento mediocre, ha sido el problema persisten en la economía mexicana, y no solo del 2001 al 2015, sino desde 1983, año en el cual, consecuencia de la docena trágica de Echeverría y López Portillo, que inició con el repunte en la inflación (1971) y terminó con la gubernamentalización de la banca (1982), perdimos el crecimiento elevado y sostenido. Comparemos. Entre 1934 y 1982 el crecimiento promedio anual del PIB en México fue del 6.1 por ciento. Entre 1983 y 2015 fue 2.3 por ciento, el mismo que se registró entre el 2001 y el 2015.

Este, el crecimiento mediocre del PIB, ha sido EL problema de la economía mexicana en los últimos treinta y tres años, con años buenos, seguidos de años malos, de tal manera que lo que se ganó en los buenos se perdió en los malos, y el resultado final fue la mediocridad: 2.3 por ciento.

Mucho se ha hecho para apuntalar el crecimiento, desde las reformas estructurales (las del salinato y las de ahora) hasta el control de la inflación (que está en mínimos históricos), pero el mismo no repunta, mucho menos a las tasas del 6 por ciento sostenido que, ¡como mínimo!, debemos alcanzar. ¿Por qué no?

Continuará.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus