JUEVES, 28 DE ENERO DE 2016
Dólar y petróleo, algunas reflexiones (IV)

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos

Arturo Damm
• Domingo, día clave

Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Una cosa es que en México haya una empresa petrolera (monopolio gubernamental) que exporta petróleo, y otra que México, el país, sea exportador de crudo.”


En las últimas entregas de esta serie comenté, en torno al tipo de cambio, en resumen, lo siguiente: 1) que lo que llama la atención no es la depreciación (el peso suma ya cuarenta años de pérdida de terreno frente al dólar), sino la magnitud de la misma a partir del segundo semestre del 2014 y hasta la fecha (42.1 por ciento al pasado 22 de enero); 2) que pese a tal depreciación, que abarata los productos mexicanos en términos de dólares, las exportaciones mexicanas no han aumentado, sino lo contrario (comparando noviembre del 2015 con junio el 2014 las mismas resultaron 7.2 por ciento menores); 3) que la depreciación, que encarece en términos de pesos los productos extranjeros, ha tenido un impacto negativo marginal en las importaciones, lo cual es positivo, porque lo importado se destina a satisfacer nuestras necesidades, tanto de consumo como de producción (comparando noviembre del 2015 con junio el 2014 las mismas resultaron solamente 1.4 por ciento menores).

Toca ahora el turno al precio del barril de petróleo mexicano de exportación, que a mediados del 2014 se ubicaba por arriba de los 100 dólares, y que el pasado 22 de enero cerró en los 22.77 dólares (el 20 de enero se ubicó en 18.90 dólares, por debajo de los precios alcanzados al final del 2008 y al principio de 2009), lo cual dio como resultado, en prácticamente año y medio, una baja de 77.23 dólares, equivalente a 77.23 por ciento, lo cual para muchos resulta perjudicial para México, país productor y exportador de petróleo, al que, por lo tanto, le convienen precios lo más altos posibles. ¿Será?

Lo primero que hay que hacer es distinguir: una cosa es que en México haya una empresa petrolera (monopolio gubernamental) que exporta petróleo, y otra que México, el país, sea exportador de crudo. No confundamos, sobre todo porque lo que puede ser bueno para la primera puede no serlo para el segundo, sobre todo si por México entendemos todos los mexicanos.

Continuará.

• Petróleo • Tipo de cambio

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus