MARTES, 2 DE FEBRERO DE 2016
¿Rescatando de nuevo a Pemex?

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“No más al rescate de empresas estatales quebradas en donde sus funcionarios ganan una millonada.”


En medio de la caída de los precios del petróleo, Pemex ha llegado a tener un pasivo de un 40 por ciento superior a los activos (datos de la misma empresa), lo que sitúa a este monopolio petrolero en quiebra técnica. Esto se agrava con el vencimiento en menos de 5 años de su enorme deuda de cerca de 90 mil millones de dólares.

La empresa ha reaccionado lentamente recortando personal y algunos proyectos productivos. No obstante lo anterior, la cúpula directiva de Pemex prevé repartirse en el año que comienza 288.7 millones de pesos en sueldos y jugosas prestaciones.

Y como siempre, el gobierno de Peña, a través del Secretario de Hacienda, ya declaró que si es necesario entrarán al rescate de la ahora mal llamada “empresa productiva del Estado”.

Pemex no tiene nada de productiva, su obesa plantilla laboral y sus cuantiosas pensiones llevan a esa empresa al abismo. Pero claro, una vez más resulta que los contribuyentes tenemos que rescatar a este elefante blanco, que a pesar de ser un monopolio, desde hace años pierde cuantiosas cantidades de dinero.

Hoy la economía mexicana en buena medida está apoyada por la producción manufacturera (90 por ciento del PIB, nada que ver con la desastrosa economía venezolana, que sólo produce petróleo). Incluso los ingresos del gobierno mexicano dependen menos del petróleo (datos públicos, hace no mucho de cada 10 pesos de ingresos del gobierno 4 provenían del petróleo, hoy de cada 10 poco más de dos pesos provienen del petróleo).

El gobierno mexicano debe aprovechar esta coyuntura de vacas flacas para adelgazar a su enorme plantilla burocrática (que el gobierno mexicano nos cueste menos a los contribuyentes), realizar una reforma fiscal seria que reduzca el ISR (o de plano lo desaparezca y lo sustituya por un impuesto único como el llamado flat tax que no supere el 15 por ciento de los ingresos de las personas físicas y morales), generalice el IVA, pero a tasas menores del 10 por ciento (el 16 por ciento actual es excesivo para una economía como la mexicana que quiere consolidar su consumo en el mercado interno) y sobre todo, debe explicarle a los mexicanos que es hora de deshacerse de Pemex, una empresa que sólo significa pérdida de dinero para los contribuyentes.

Lo peor que puede hacer el actual gobierno es echarle dinero bueno al malo y eso es lo que por desgracia se propone, rescatar financieramente a una empresa que es simplemente irrescatable.

No más al rescate de empresas estatales quebradas en donde sus funcionarios ganan una millonada.

Las economías modernas son economías que viven de la innovación tecnológica y la mayoría de ellas no tienen petróleo, por lo que la actual baja en los precios del crudo es una oportunidad de oro para el resurgimiento de la economía mundial. Ojalá otra vez México no se quede rezagado.

Llegamos tarde a la reforma energética, no vacilemos en rescatar a ineficientes monopolios estatales, no vacilemos en convertirnos en un país innovador y creador de productos de alto valor agregado. El petróleo es lo de menos, si no se tiene se importa (lo que de hecho ya se hace, en especial con el crudo llamado ligero, es más barato conseguirlo en el extranjero).

Lamentablemente me temo que el estatismo enfermizo que priva en el gobierno mexicano lo impedirá.

Como siempre los contribuyentes seremos una vez más los perdedores.

• Populismo • Petróleo • Buscadores de rentas • Monopolios

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus