MIÉRCOLES, 3 DE FEBRERO DE 2016
Crecimiento y corrupción

A un año del comienzo del gobierno de López Obrador, usted cree que hemos mejorado en...
Economía
Seguridad
Ambas
Ninguna de las dos



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing

Luis Pazos
• AMLO: los buenos y los malos

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial

Ricardo Valenzuela
• ¿Son los EU abanderados del capitalismo salvaje?

Arturo Damm
• Las expectativas

Isaac Katz
• Un pésimo año


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Isaac Katz







“Mientras la corrupción no se abata, México seguirá experimentando mediocres tasas de crecimiento, única fuente permanente de mejora en el nivel de bienestar de la población.”


La semana pasada se dieron a conocer, por parte del INEGI, la estimación preliminar de la tasa de crecimiento económico durante el cuarto trimestre del año pasado y, por otra, el nuevo informe de Transparencia Internacional sobre la percepción de corrupción para 168 países evaluados. Primero, el reporte de crecimiento.

De acuerdo al INEGI, durante el último trimestre de 2015, la tasa de crecimiento respecto del tercer trimestre (con series ajustadas por estacionalidad) fue de 0.6%, que anualizada asciende a 2.4%. A tasa anual (respecto del cuarto trimestre de 2014), el crecimiento fue de 2.5%, con lo que se prevé que para todo el año, la expansión fue a esta misma tasa. Por grandes sectores de actividad económica, las tasas trimestrales de crecimiento en el cuarto trimestre (entre paréntesis, las anuales) fueron Primario: - 1.7 (3.1); Secundario: 0 (0.6); Terciario: 0.9 (3.5). Nuevamente, un año de crecimiento mediocre.

Dos comentarios al respecto, uno sobre el sector secundario y otro sobre el terciario. Respecto del secundario, la nula tasa trimestral de crecimiento refleja, por una parte, la influencia negativa del sector petrolero pero también, en mi opinión más relevante aun, el efecto que ha tenido sobre la actividad manufacturera nacional, el estancamiento que ha experimentado el sector industrial en Estados Unidos derivado de la apreciación generalizada del dólar, lo cual ha afectado las exportaciones mexicanas de estos bienes, mismas que en el pasado reciente fueron la principal fuente de crecimiento. Habrá que ver, adicionalmente, cuando se reporten los componentes de la demanda agregada, la contribución de la inversión pública al crecimiento, la cual en trimestres anteriores ha sido negativa.

En cuanto al sector terciario, el año pasado éste se convirtió en la principal fuente de crecimiento, explicado en gran medida por la recuperación que ha tenido el consumo privado, derivado del incremento que ha tenido la masa salarial en sus dos componentes: el empleo y los salarios reales. Esta es una buena noticia.

Pasando al informe 2015 de Transparencia Internacional, México ocupó la posición 95 de 168 países evaluados, una mejora ilusoria respecto del año pasado cuando se ocupó la posición 103. Es ilusoria solo porque se sacaron de la evaluación cinco países y otros retrocedieron. Si vemos el puntaje asignado a México, este fue de 35/100, exactamente igual que en el reporte del año pasado. Obviamente, México es uno de los países más corruptos del mundo, el más corrupto entre los 34 miembros de la OCDE, además de ocupar el lugar 19 de entre las 20 economías más grandes del mundo.

Se aprobaron las reformas constitucionales para crear el Sistema Nacional Anticorrupción pero desde entonces no ha habido ningún avance, porque la mayoría de los legisladores, gobernadores y, en general, la clase política, no son suicidas. Dotar a los agentes económicos de una íntegra y coherente legislación secundaria en la materia, equivaldría a darse un balazo en la cabeza. Como escribí hace dos semanas, para los políticos mexicanos la corrupción forma parte de su cultura y por lo tanto no tienen ninguna prisa para aprobar la legislación secundaria en la materia, cuyo plazo para hacerlo vence en mayo de este año.

Dos piezas de información que no son independientes. Como he señalado con anterioridad, la corrupción es un juego de suma negativo, un fenómeno que actúa como un impuesto sobre el crecimiento. Por lo tanto, mientras ésta no se abata, México seguirá experimentando mediocres tasas de crecimiento, única fuente permanente de mejora en el nivel de bienestar de la población.

• Problemas económicos de México • Corrupción

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus