MIÉRCOLES, 3 DE FEBRERO DE 2016
Sabiduría liberal (III)

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“El socialismo es moralmente incorrecto, políticamente autoritario y económicamente imposible.”
Enrique Ghersi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• EU, ¿país poco competitivo?

Arturo Damm
• Nueva baja en la tasa de interés

Luis Pazos
• Y el "Principio de no intervención"

Arturo Damm
• Pragmatismo

Ricardo Valenzuela
• El Estado ha iniciado su putrefacción

Arturo Damm
• ¿Desconfianza = desilusión?

Isaac Katz
• Protección de los derechos de propiedad


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Valenzuela







“La constitución no se redactó para proteger al gobierno de los ciudadanos, sino para proteger a los ciudadanos del gobierno.”


Era la última reunión que tendría con David Nolan disertando y explorando ese glorioso tema de la libertad y, después de meses recibiendo su sabiduría liberal, él cerraba:

2.9 Atención de salud
Estamos a favor de un sistema de atención de salud basado en un mercado libre. Las personas deben tener la libertad para determinar el nivel de seguro médico que deseen, si es que lo quieren, así como el nivel de atención que deseen, los proveedores de estos servicios que ellos decidan, los medicamentos, tratamientos y los demás aspectos de la atención médica, incluidas las decisiones relativas al fin de su vida. La gente debe tener libertad para contratar seguros médicos de otros estados.

2.10 Jubilación y seguridad de los ingresos
La estructura financiera para la jubilación es responsabilidad de cada persona, no del Estado. Los libertarios optamos por eliminar gradualmente el sistema actual de seguridad social patrocinado por el Estado, y pasar a un sistema voluntario privado. La fuente de ayuda apropiada y más eficaz para los pobres, es el trabajo voluntario de grupos privados y de particulares. Creemos que los miembros de la sociedad serán cada vez más caritativos y la sociedad civil se fortalecerá a medida que el Estado reduzca su intervención en este ámbito.

3.0 Salvaguardia de la libertad
La protección de los derechos individuales es el único propósito legítimo del Estado. En la Constitución se limitan los poderes del Estado a fin de evitar la vulneración de los derechos individuales por el propio Estado. El principio de no iniciar el uso de la fuerza debe guiar las relaciones entre los Estados. La constitución no se redactó para proteger al gobierno de los ciudadanos, sino para proteger a los ciudadanos del gobierno.

3.1 Defensa nacional
Apoyamos el mantenimiento de una fuerza militar suficiente para defender a Estados Unidos contra cualquier agresión externa. Estados Unidos no debe involucrarse en alianzas militares e igualmente debe abandonar sus intentos de actuar como policía del mundo. Nos oponemos a toda forma de servicio militar nacional obligatorio, así como continuar sembrando bases militares por todo el mundo.

3.2 Seguridad interior y derechos individuales
La protección del país requiere contar con suficiente inteligencia para detectar y contrarrestar las amenazas para la seguridad interior. Este requisito no debe tener prioridad sobre el mantenimiento de las libertades civiles de nuestros ciudadanos. La Constitución y la Declaración de Derechos no podrán infringirse ni suspenderse, ni siquiera en tiempo de guerra. Los organismos de inteligencia que procuran legítimamente preservar la seguridad de la nación, deben ser supervisados y actuar con transparencia. Nos oponemos al uso, por parte del Estado, de clasificaciones secretas para impedir que el público tenga acceso a información que debería conocer, sobre todo la que muestre que el gobierno ha quebrantando la ley.

3.3 Asuntos internacionales
La política exterior de Estados Unidos debe procurar que el país esté en paz con el mundo. Nuestra política exterior debe hacer hincapié en la defensa contra ataques exteriores y aumentar las probabilidades de paz evitando inmiscuirse en asuntos de otros países. Queremos poner fin a la actual política del gobierno de intervención en otros países, incluida la ayuda militar y económica. Reconocemos el derecho de todos los pueblos a resistir la tiranía, a defenderse y defender sus derechos. Condenamos el uso de la fuerza, en particular el uso del terrorismo, contra personas inocentes independientemente de que esos actos sean cometidos por Estados, grupos criminales, políticos o revolucionarios.

3.4 Libre comercio y migración
Apoyamos la eliminación de los obstáculos estatales al libre intercambio y promovemos comerciar con todo el mundo. Para que las personas puedan gozar de libertad política y escapar de las tiranías, es necesario que no estén sometidas a restricciones estatales irrazonables para cruzar fronteras políticas. La libertad económica exige el movimiento libre de personas y de capital financiero a través de las fronteras nacionales sin restricciones. Sin embargo, apoyamos el control de la entrada a nuestro país de extranjeros que presenten una amenaza creíble para la seguridad, la salud o bienes.

3.5 Derechos y discriminación
Los libertarios abrazamos el concepto de que todas las personas nacen con ciertos derechos inherentes. Rechazamos la idea de que un derecho pueda imponer una obligación a otros para que se pueda gozar de ese “derecho”. Condenamos la intolerancia por ser irracional y repugnante. El Estado no debe negar ni cercenar los derechos humanos de ninguna persona por razones de sexo, posición económica, etnicidad, credo, edad, origen nacional, hábitos personales, preferencias políticas u orientación sexual. Los integrantes de organizaciones privadas conservan su derecho a establecer las normas de asociación que consideren apropiadas, y las personas deben tener libertad para responder con el ostracismo, boicots y otras soluciones del mercado libre. Los padres o tutores tienen derecho a formar a sus hijos según sus propias normas y creencias, lo cual no debe interpretarse como una aprobación del maltrato y el descuido de menores.

3.6 Gobierno representativo
Apoyamos sistemas electorales que sean más representativos de la ciudadanía a nivel federal, estatal y local. Se debe permitir que los partidos políticos, en calidad de grupos voluntarios privados, establezcan sus propias normas para la presentación de candidatos en elecciones primarias y las convenciones. Hacemos un llamamiento para poner fin a las subvenciones de candidatos o partidos financiadas con dinero de los contribuyentes, y para que se deroguen todas las leyes que restrinjan el financiamiento voluntario de las campañas electorales. Nos oponemos a las leyes que excluyen en la práctica a otros candidatos y partidos, que niegan su inclusión en las boletas electorales, que demarcan arbitrariamente los distritos electorales o que niegan a los votantes el derecho a considerar todas las alternativas legítimas. Propugnamos la iniciativa, el referendo, la destitución de funcionarios por votación popular y la abrogación.

3.7 Autodeterminación
Si un gobierno, de cualquier tipo que sea, se vuelve destructivo de la libertad individual, el pueblo tiene derecho a reformarlo o abolirlo, y establecer una nueva forma política que ofrezca las mayores avenidas para proteger la libertad. Jefferson lo afirmaba así; "el árbol de la libertad debe ser regado de cuando en cuando, con la sangre de los mártires... y de los tiranos".

4.0 Omisiones
Nuestro silencio con respecto a cualquier otra ley, reglamento, ordenanza, directiva, edicto, control, organismo regulatorio, actividad o maquinación del Estado, no debe interpretarse como una aprobación.

Por ello es que fielmente creemos en otra afirmación de Jefferson: “El precio de la libertad y la justicia es la eterna vigilancia”.

• Liberalismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus