MIÉRCOLES, 10 DE FEBRERO DE 2016
Contrabando: Confusión y abuso (III)

¿Ud. estaría de acuerdo en que el INE le entregue al gobierno federal los datos biométricos de los ciudadanos que están en el padrón electoral?
No
No sé



El punto sobre la i
“Votar es el método de obtención del poder legal para coaccionar a los demás.”
Robert LeFevre


Más artículos...
Arturo Damm
• Nueve posibles respuestas

Víctor Hugo Becerra
• La nueva guerra contra los migrantes

Arturo Damm
• ¿Nos va a ir bien?

Manuel Suárez Mier
• Trump, un genio muy estable

Arturo Damm
• Lo que no sabemos, lo que sí sabemos

Luis Pazos
• Decisiones costosas con saldos negativos

Isaac Katz
• Hacia una menor informalidad


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“De acuerdo, el contrabando es ilegal, ¿pero es injusto?”


Un cartel de la PGR nos advierte que “comprar mercancía ilegal nos afecta a todos. Adquirir juguetes, ropa o calzado introducidos ilegalmente al país, fomenta el delito de contrabando que se castiga con 9 años de prisión”, contrabando que el Diccionario de la Real Academia Española define como el “comercio de mercancías prohibidas por las leyes a los particulares”, contrabando que supone violar esas leyes, conducta que por ello resulta ilegal, definido ilegal como lo “contrario a la ley”. De acuerdo, el contrabando es ilegal, ¿pero es injusto?, entendiendo por injusto aquello que viola derechos de terceros.

Supongamos a A, de nacionalidad B, y a C, de nacionalidad D. Supongamos que A le vende a C el bien X, razón por la cual C le compra a A dicho bien, acto de compra-venta que implica dos cosas: el respeto a la libertad de A y C para intercambiar, y el mayor bienestar que logran A y C una vez que han intercambiado, por una razón muy sencilla: A valora más lo que recibe que lo que da a cambio, y lo mismo sucede con C: valora más lo que recibe que lo que da a cambio. Usted, lector, ¿le encuentra algún inconveniente al intercambio entre A y C? ¿Concibe alguna razón por la cual el mismo deba ser prohibido? Ese intercambio, ¿es una acción delictiva por su propia naturaleza, es decir, viola algún derecho de alguien? El que A y C sean de distinta nacionalidad, ¿es razón –verdadera razón– para prohibirles intercambiar?

Supongamos que el gobierno del país D, por alguna (sin) razón, le prohíbe a C seguir comprándole X a A, del país B. ¿Qué puede ocasionar tal prohibición? Que C, al reconocer como injusta esa prohibición, no le haga caso y que, de manera ilegal, ¡pero no injusta!, le siga comprando X a A, practicando así el delito del contrabando, convirtiéndose, como lo advierte el cartel de la PRG, en delincuente. ¿Por qué? ¡Por comprar! ¡Por intentar mejorar su bienestar!

Continuará.

• Libertad económica • Mercantilismo / Proteccionismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus