MIÉRCOLES, 10 DE FEBRERO DE 2016
Contrabando: Confusión y abuso (III)

A un año del comienzo del gobierno de López Obrador, usted cree que hemos mejorado en...
Economía
Seguridad
Ambas
Ninguna de las dos



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing

Luis Pazos
• AMLO: los buenos y los malos

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial

Ricardo Valenzuela
• ¿Son los EU abanderados del capitalismo salvaje?

Arturo Damm
• Las expectativas

Isaac Katz
• Un pésimo año


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“De acuerdo, el contrabando es ilegal, ¿pero es injusto?”


Un cartel de la PGR nos advierte que “comprar mercancía ilegal nos afecta a todos. Adquirir juguetes, ropa o calzado introducidos ilegalmente al país, fomenta el delito de contrabando que se castiga con 9 años de prisión”, contrabando que el Diccionario de la Real Academia Española define como el “comercio de mercancías prohibidas por las leyes a los particulares”, contrabando que supone violar esas leyes, conducta que por ello resulta ilegal, definido ilegal como lo “contrario a la ley”. De acuerdo, el contrabando es ilegal, ¿pero es injusto?, entendiendo por injusto aquello que viola derechos de terceros.

Supongamos a A, de nacionalidad B, y a C, de nacionalidad D. Supongamos que A le vende a C el bien X, razón por la cual C le compra a A dicho bien, acto de compra-venta que implica dos cosas: el respeto a la libertad de A y C para intercambiar, y el mayor bienestar que logran A y C una vez que han intercambiado, por una razón muy sencilla: A valora más lo que recibe que lo que da a cambio, y lo mismo sucede con C: valora más lo que recibe que lo que da a cambio. Usted, lector, ¿le encuentra algún inconveniente al intercambio entre A y C? ¿Concibe alguna razón por la cual el mismo deba ser prohibido? Ese intercambio, ¿es una acción delictiva por su propia naturaleza, es decir, viola algún derecho de alguien? El que A y C sean de distinta nacionalidad, ¿es razón –verdadera razón– para prohibirles intercambiar?

Supongamos que el gobierno del país D, por alguna (sin) razón, le prohíbe a C seguir comprándole X a A, del país B. ¿Qué puede ocasionar tal prohibición? Que C, al reconocer como injusta esa prohibición, no le haga caso y que, de manera ilegal, ¡pero no injusta!, le siga comprando X a A, practicando así el delito del contrabando, convirtiéndose, como lo advierte el cartel de la PRG, en delincuente. ¿Por qué? ¡Por comprar! ¡Por intentar mejorar su bienestar!

Continuará.

• Libertad económica • Mercantilismo / Proteccionismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus