MIÉRCOLES, 10 DE FEBRERO DE 2016
Contrabando: Confusión y abuso (III)

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• Amando a tu verdugo

Arturo Damm
• ¿Opinan de más?

Santos Mercado
• El capitalismo lo inventaron las mujeres

Arturo Damm
• Tasa a la baja

Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Arturo Damm







“De acuerdo, el contrabando es ilegal, ¿pero es injusto?”


Un cartel de la PGR nos advierte que “comprar mercancía ilegal nos afecta a todos. Adquirir juguetes, ropa o calzado introducidos ilegalmente al país, fomenta el delito de contrabando que se castiga con 9 años de prisión”, contrabando que el Diccionario de la Real Academia Española define como el “comercio de mercancías prohibidas por las leyes a los particulares”, contrabando que supone violar esas leyes, conducta que por ello resulta ilegal, definido ilegal como lo “contrario a la ley”. De acuerdo, el contrabando es ilegal, ¿pero es injusto?, entendiendo por injusto aquello que viola derechos de terceros.

Supongamos a A, de nacionalidad B, y a C, de nacionalidad D. Supongamos que A le vende a C el bien X, razón por la cual C le compra a A dicho bien, acto de compra-venta que implica dos cosas: el respeto a la libertad de A y C para intercambiar, y el mayor bienestar que logran A y C una vez que han intercambiado, por una razón muy sencilla: A valora más lo que recibe que lo que da a cambio, y lo mismo sucede con C: valora más lo que recibe que lo que da a cambio. Usted, lector, ¿le encuentra algún inconveniente al intercambio entre A y C? ¿Concibe alguna razón por la cual el mismo deba ser prohibido? Ese intercambio, ¿es una acción delictiva por su propia naturaleza, es decir, viola algún derecho de alguien? El que A y C sean de distinta nacionalidad, ¿es razón –verdadera razón– para prohibirles intercambiar?

Supongamos que el gobierno del país D, por alguna (sin) razón, le prohíbe a C seguir comprándole X a A, del país B. ¿Qué puede ocasionar tal prohibición? Que C, al reconocer como injusta esa prohibición, no le haga caso y que, de manera ilegal, ¡pero no injusta!, le siga comprando X a A, practicando así el delito del contrabando, convirtiéndose, como lo advierte el cartel de la PRG, en delincuente. ¿Por qué? ¡Por comprar! ¡Por intentar mejorar su bienestar!

Continuará.

• Libertad económica • Mercantilismo / Proteccionismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus