LUNES, 4 DE ABRIL DE 2016
Y dale con las estupideces del Hoy no circula

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento

Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“El incentivo a utilizar en menor medida el automóvil pasa por el fortalecimiento y mejoramiento del trasporte público como la ampliación de redes y unidades de metro y metrobus. Lo demás es pura demagogia como lo es el Hoy no circula.”


Hace unos meses escribí lo siguiente: 

“Hace unas décadas, cuando los vehículos no incluían el llamado cinturón de seguridad, los accidentes en carreteras eran muy pocos, pero la tasa de mortalidad en dichos eventos era muy alta. Luego, cuando los gobiernos decidieron que debía ser obligatorio el uso del cinturón de seguridad en cualquier automóvil, ocurrió lo contrario; el número de vehículos accidentados aumentó de manera impresionante, pero la tasa de mortalidad en dichos eventos disminuyó sensiblemente. Las personas se cuidan más cuando saben que su conducta puede ser desastrosa; caso contario, las personas se cuidan menos cuando saben que alguien los salvará o rescatará, en particular si se trata del gobierno. ¿Por qué traigo esto a colación? Porque la economía es una ciencia que estudia los incentivos que mueven al ser humano para tomar decisiones y asignar recursos escasos y que tienen uso alternativo.”

¿Por qué recuerdo esto? Por las estupideces que está cometiendo el gobierno mexicano en materia de combate a la contaminación (ya no sólo es el gobierno de Mancera, sino el de Peña Nieto -gobierno federal- que ya metió sus narices sólo para agravar el problema). Y nos referimos a las nuevas medidas “temporales” (nada más permanente que las acciones temporales del gobierno, ahí está la historia) de que todos los vehículos de la ciudad de México no circulen un día a la semana y un sábado al mes, sin importar si son autos nuevos. A las autoridades se les olvida que las personas en términos económicos se mueven por incentivos. Y lo que están proponiendo sólo es una solución temporal que con el tiempo se revertirá en contra de los deseos gubernamentales de que haya menos parque vehicular. Ya ocurrió en el pasado, en la medida en que la autoridad prohibió a todo mundo circular un día a la semana (cuando inició el Hoy no circula), incentivó a que las personas se hicieran de otro vehículo para esquivar al día asignado de no circular y con ello poder tener acceso al automóvil durante toda la semana.

La ciudad de México tiene una flotilla vehicular que promedia los 12 años, por lo que desaparecer los incentivos y castigar a los autos nuevos con la obligatoriedad de no circular un día a la semana es un craso error. La flotilla vehicular de la Ciudad de México se está renovando, lentamente, pero insistimos, se está renovando, por lo que detener este proceso sólo fomentará de nuevo la “chatarrización” vehicular (si tengo un auto nuevo que conseguí con mucho esfuerzo y la autoridad me prohíbe no circular como los demás modelos, uno, o lo vendo, o dos, me compro un auto más viejo para poder circular todos los días, lo malo es que esto no sólo lo pienso yo, sino millones de personas, con lo que el parque vehicular y la contaminación terminan aumentando).

Es importante disminuir los costos fiscales para los vehículos más eficientes (como lo son los autos de modelo reciente) y aumentarlos en proporción a los que no cumplan con las normas establecidas, promoviendo así la renovación del parque vehicular y, por ende, la modernización de la tecnología en un amplio porcentaje de los automóviles particulares. Quien emita más contaminación que pague más, y en el caso de los automóviles nuevos es un grave error obligarlos a pagar por contaminar al igual que los autos más viejos.

En las grandes ciudades la contaminación del aire proviene principalmente del sector transporte, debido a deficiencias en su administración, manifestadas en fallas en el sistema de transporte público, congestionamiento vial y mayores distancias recorridas en los vehículos automotores; todo ello asociado a una flota vehicular con tasa de renovación poco dinámicas que impiden el uso generalizado de tecnologías de menores emisiones y mayor rendimiento energético. Por eso desaparecer el incentivo para renovar el parque vehicular es un gravísimo error.

Por otro lado, varios estados circunvecinos se “rebelaron” contra el obsoleto programa Hoy no circula. En hora buena que algunos gobernadores se dieron cuenta de sus deficiencias y de porqué sus ciudades nada tienen que ver con el tamaño de la Ciudad de México. Se han ahorrado costos enormes para su población al esquivar al demagógico Hoy no circula.

También en hora buena que se perfeccione el proceso de verificación de contaminantes y que la autoridad incluya al transporte público y de carga federal, pero insistimos, es un grave error castigar al que contamina menos como es el caso del parque vehicular nuevo o semi-nuevo. 

Y por favor, que la autoridad entienda de una vez por todas que el incentivo a utilizar en menor medida el automóvil pasa por el fortalecimiento y mejoramiento del trasporte público como la ampliación de redes y unidades de metro y metrobus. Lo demás es pura demagogia como lo es el Hoy no circula.

• Demagogia • Externalidades / bienes públicos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus