VIERNES, 8 DE ABRIL DE 2016
Nuevos trumpismos

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“Los últimos desatinos del precandidato impresentable a la presidencia de EU, y por qué afirmo que no llegará.”


El pronóstico del desplome en el liderazgo de Donald Trump ha sido tan errado que quienes apostaron que se comerían sus palabras si el bufón alcanza la nominación presidencial, consultan ya a los mejores chefs de Washington buscando recetas que hagan el papel y la tinta más apetitosos.

Yo estoy cierto que no llegará a la presidencia, conclusión reforzada por su derrota del martes en Wisconsin, donde 38% de los republicanos dijo estar asustado por Trump, pues los números no le alcanzan como lo publiqué hace semanas. Mis  queridos lectores me urgieron a que les diera los detalles en que sustento mi augurio.

Una encuesta de un mes arroja las siguientes cifras negativas para Trump: entre quienes votan indistintamente por los dos partidos principales, incluyendo los no alineados a ninguno, -63%; mujeres blancas, -68%; universitarios blancos, -74%. Entre quienes suelen votar por el partido Demócrata sus índices negativos son del -80%, con los hispanos a la cabeza, -85%.

Aún entre quienes dicen pertenecer al partido Republicano, a cuya nominación aspira Trump, sus números negativos superan a los positivos: blancos sin educación superior, grupo al que el fanfarrón dice adorar, -52%; conservadores, -53%; protestantes evangélicos blancos, -56%; y hasta sus más fanáticos seguidores, hombres blancos de clase media baja, -51%, con solo 47% de esta categoría a favor.

Sin embargo, un mes es una eternidad en las campañas políticas. Lo ocurrido desde entonces ha sido un desastre para el candidato de la melena güera: quedó mal tanto con quienes apoyan el aborto como con quienes lo prohibirían –él ha tenido ambas posiciones-, al pedir castigar a las mujeres que los realizan y no a los doctores o clínicas donde se practican: sus negativos de dispararon entre las mujeres.

El director de su campaña fue acusado por la policía de maltratar físicamente a una reportera que intentó entrevistar al candidato. Ambos negaron que hubiera sucedido hasta que apareció el video que muestra el atropello. Trump se negó a disculparse y quedó como mentiroso y abusivo, y su aprobación femenina se desplomó aún más.

Cada día es más evidente que la ignorancia de Trump no tiene límite. En entrevista reciente se le preguntó quién era su principal asesor en asuntos internacionales y respondió: ¡yo mismo! –“yo,” por cierto, es su vocablo favorito. Acto seguido, propuso simultáneamente frenar la proliferación nuclear, y que Japón y Corea del Sur desarrollen arsenales atómicos. Conclusión, no sabe qué quiere decir “proliferación.”

Otra oferta que muestra la incultura del aspirante es su promesa reciente de retirar toda la deuda pública de EU para su octavo año como Presidente (!), cuando su plan de bajar los impuestos a los ricos abriría un hoyo en las finanzas públicas de 9.5 billones de dólares (trillion en EU) y alzaría la deuda en 80% en las siguientes dos décadas, de acuerdo al análisis del respetado Tax Policy Center.

Al fin de 2016 la deuda pública (federal) bruta alcanzará 19.3 billones, poco más del 100% del PIB. Pagarla sería imposible, salvo con medidas extremas como las tomadas por el Presidente Andrew Jackson (1829-37) que vendió muchos terrenos de la recién tomada Luisiana lo que creó una explosiva burbuja en sus precios, y culminó en la peor recesión de la historia de EU y en un colosal re-endeudamiento público.

Su última siniestra ocurrencia es amenazarnos con decomisar las transferencias de los paisanos en EU si el gobierno de México no le paga entre 5 mil y 10 mil millones de dólares para su muro fronterizo. Lo que olvida este mequetrefe es que también promete deportar a 11 millones de indocumentados (costo, 114 mil millones de dólares), ¡con lo que se quedaría sin la fuente principal de las remesas!

El basilisco de Trump, quien ignora la aritmética elemental como es evidente, no será Presidente de EU pero le está causando graves daños a su sistema político.

• Elecciones EU 2016

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus