LUNES, 25 DE ABRIL DE 2016
Y ahora el limón (III)

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Arturo Damm
• Empresarios

Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

Arturo Damm







“El que el aumento en el precio de un producto como el limón lleve a la intervención directa del gobierno en el mercado, es muestra del subdesarrollo que, en materia de economía, todavía padecemos.”


¿Cuál es la manera correcta de combatir el alza de los precios? Incrementando lo más posible la oferta del bien o servicio cuyo precio aumenta. ¿Cuál es, suponiendo que no se haya implementado todavía, una manera eficaz para conseguir ese incremento en la oferta? Abriendo las fronteras del país a la importación de esa mercancía, sin ningún arancel (impuesto con el que se gravan las importaciones, encareciéndolas en perjuicio del consumidor nacional), y sin ninguna restricción cuantitativa (que se puede importar toda la cantidad que los consumidores estén dispuestos a comprar).

Ante el encarecimiento del limón, ¿cuál fue la respuesta del Gobierno Federal? Ofrecer limón a precio preferente (¿subsidiado?) y vigilar, por medio de la Profeco, que el limón se ofrezca, en todo el país, al precio adecuado, ¡cualquier cosa que ello signifique!, todo lo cual es populismo económico o, para llamarlo de otra manera, economía ficción.

Si el Gobierno Federal realmente quiere actuar a favor de los consumidores mexicanos de limón lo que debe hacer es eliminar el arancel con el que grava sus importaciones (como lo hizo temporalmente en el 2013), lo cual los encarece, elevando el nivel de escasez de los consumidores y, por ello, reduciendo su nivel de bienestar, y otorgando una protección arancelaria a los productores mexicanos de limón, reduciendo así el incentivo para que se vuelvan más competitivos, capaces de ofrecer el producto a menor precio, para lo cual se les debe sujetar a la disciplina de la competencia, para lo cual el gobierno debe permitir el verdadero libre comercio, no el remedo que, pese a todo lo hecho (desde la apertura comercial hasta los tratados de libre comercio), seguimos padeciendo, remedo que eleva los niveles de escasez y reduce los de bienestar.

El que no tengamos todavía un pleno libre comercio, y el que el aumento en el precio de un producto como el limón lleve a la intervención directa del gobierno en el mercado, es muestra del subdesarrollo que, en materia de economía, todavía padecemos.

• Cultura económica • Control de precios • Intervencionismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus