MARTES, 26 DE ABRIL DE 2016
El SAT, ¿facilitándonos la tarea?

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena

Santos Mercado
• La salud en manos de la burocracia política

Asael Polo Hernández
• AMLO pisotea a micro y pequeños empresarios: principales empleadores

Arturo Damm
• Son las empresas

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (I)

Arturo Damm
• Empobrecimiento


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Lo he intentado de todas las maneras que me han indicado y nada. Como yo, ¿cuántos más?”


Leemos, en la página electrónica del Servicio de Administración Tributaria, SAT, que parte de su tarea es “fiscalizar a los contribuyentes para que cumplan con las disposiciones tributarias y aduaneras”, para lo cual debe “facilitar e incentivar el cumplimiento voluntario” de parte de los contribuyentes. Recalco esto: “facilitar (…) el cumplimento”.

Seguimos leyendo que su misión es  “recaudar los recursos tributarios y aduaneros que la Ley prevé, dotando al contribuyente de las herramientas necesarias que faciliten el cumplimiento voluntario”. Resalto esto: “dotando al contribuyente de las herramientas necesarias que faciliten el cumplimiento voluntario”, herramientas necesarias que, en su mayoría, sólo pude proporcionar el SAT, tal y como es el caso de la Firma Electrónica, FIEL.

Terminamos leyendo que su visión es “ser una institución moderna que promueva el cumplimiento voluntario de los contribuyentes a través de procesos simples”. Destaco esto: “a través de procesos simples”, procesos que no se limitan, por ejemplo, al pago de impuestos por Internet, algo relativamente fácil, sino a la adquisición de las herramientas necesarias para que los contribuyentes podamos cumplir con nuestras obligaciones, como es el caso, uno entre varios, de la renovación de la FIEL, algo que, en las últimas semanas, se ha vuelto una tarea imposible.

La FIEL, para quien no lo sepa, es un archivo digital que identifica al contribuyente a la hora de realizar trámites por Internet en el SAT, siendo un archivo seguro y cifrado que incluye la firma caligráfica del contribuyente y, dada su naturaleza, garantiza la identidad del mismo.

Yo no sabía, hasta que mi contador me lo informó, que la FIEL tiene fecha de caducidad, y que la mía ya caducó, por lo que tengo (la tarea sigue pendiente) que renovarla. De la caducidad de mi FIEL me enteré hace más de un mes y llevó un mes sin poder concertar una cita para renovarla. Lo he intentado de todas las maneras que me han indicado y nada. Como yo, ¿cuántos más?

El SAT, ¿facilitándonos la vida? Sí, ¡cómo no!

• Política fiscal • Impuestos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus