LUNES, 2 DE MAYO DE 2016
¡Monopolios con pérdidas!

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena

Santos Mercado
• La salud en manos de la burocracia política

Asael Polo Hernández
• AMLO pisotea a micro y pequeños empresarios: principales empleadores

Arturo Damm
• Son las empresas

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (I)

Arturo Damm
• Empobrecimiento


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Cómo es posible que monopolios que ofrecen productos cuya demanda es inelástica a las variaciones del precio, no solo no sean excelentes negocios, sino que causen pérdidas y estén en peligro de quiebra?”


¿Cómo es posible que monopolios (empresas que no tienen competencia en el mercado), que ofrecen productos cuya demanda es inelástica a las variaciones del precio (son mercancías indispensables que no tienen sustitutos, por lo que, independientemente de lo que pase con su precio, su demanda permanece sin cambios), no solo no sean excelentes negocios, generadores de ganancias extraordinarias, sino que causen pérdidas y estén en peligro de quiebra? Casos así deben de ser objetos de estudio, para descubrir lo que no se debe hacer.

Tal es el caso, en México, de Pemex y Comisión Federal de Electricidad, empresas que comparten las características señaladas: son monopolios que ofrecen productos indispensables (por ejemplo: gasolina y electricidad), que no tienen sustitutos, lo cual quiere decir que los consumidores no tenemos libertad de elección entre dos o más oferentes de los mismos. O Pemex o Pemex. O CFE o CFE.

Transcribo de una nota periodística: “Las pérdidas de Pemex ascendieron a 62 mil 47 millones de pesos en el primer trimestre de 2016, 38 por ciento menos (¡qué gran consuelo!) que en 2015, cuando fueron de 100 mil 478 millones”. Copio de otra: “La Comisión Federal de Electricidad tuvo pérdidas por 20 mil 219 millones de pesos entre enero y marzo de 2015. La CFE (…) redujo sus ingresos por la venta de electricidad en 2 mil 223 millones de pesos frente a 2015 (…) A su vez, sus costos de incrementaron en 7.4 por ciento y llegaron a 85 mil 297 millones de pesos”.

¿Qué tenemos? Dos empresas, monopólicas, que ofrecen productos indispensables, tanto para el consumo final (economía familiar) como para la producción de bienes y servicios (economía de las empresas), que no solo no son negociazos, generadoras de ganancias extraordinarias, sino que generan pérdidas multimillonarias. ¿Cómo es posible? De acuerdo, al ser empresas del Estado no las mueve el afán de lucro, pero de eso a los números rojos, ¡a la pérdida!, hay una gran diferencia. Alguien, ¿nos debe a los mexicanos una explicación?

• Monopolios

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus