VIERNES, 20 DE MAYO DE 2016
Socialismo e impuestos (V)

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Arturo Damm
• Empresarios

Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

Arturo Damm







“Ningún impuesto, por sí mismo, es redistributivo. Con el impuesto el gobierno quita, pero no da. Lo que sí es redistributivo es el gasto social del gobierno.”


Democracia Deliberada (DD) favorece, por “su carácter redistributivo”, el Impuesto a la Herencia de los Millonarios (IHM), que permitiría reducir la desigualdad. Vamos por partes.

Primera. Ningún impuesto, por sí mismo, es redistributivo. Con el impuesto el gobierno quita, pero no da. Lo que sí es redistributivo es el gasto social del gobierno.

Segunda. Supongamos dos personas, A y B. A genera un ingreso de diez pesos y B de dos, de tal manera que A tiene cinco veces más dinero que B. El gobierno le cobra a A un impuesto del 20 por ciento. ¿Resultado? El gobierno cuenta con dos pesos, A nada más tiene  ocho, solo cuatro veces más que B, y B sigue igual con dos. La desigualdad entre A y B se redujo, pero B sigue en la misma situación que antes, con solo dos pesos de ingreso.

Tercera. El gobierno, redistribuyendo el ingreso, le da a B, vía gasto social (por ejemplo: vales de despensa) los dos pesos que le quitó a A. ¿Cuál es el resultado? Que ahora B tiene cuatro pesos, A ocho, ya no cinco veces más que B sino solamente el doble.

Cuarta. Consecuencia del cobro del impuesto se reduce la desigualdad entre A y B, pero no se mejora la condición de B. Consecuencia del gasto social del gobierno sí mejora la condición de B, quien ahora contará con más satisfactores que antes, pero no porque haya sido capaz, por medio del trabajo productivo, de generar más ingreso, sino porque el gobierno le quitó a A, lo que era de A, para darle a B, lo que no es de B.

Quinta. La consecuencia del cobro de impuestos para destinarlos a gasto social es la creación de clientelas presupuestarias que satisfacen algunas necesidades, no gracias al trabajo propio, sino al trabajo de alguien más, lo cual es injusto (se le quita a A para darle a B) e ineficaz (se desincentiva el trabajo de B), precisamente lo que propone DD con el IHM.

• Socialismo • Impuestos • Redistribución

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus