MIÉRCOLES, 1 DE JUNIO DE 2016
La costosa Constitución de la Ciudad de México

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Godofredo Rivera







“La Constitución para la Ciudad de México es un proyecto irresponsable en términos económicos en donde la ciudadanía pierde y los políticos de los partidos tradicionales ganan.”


El proyecto de la nueva Constitución Política de la Ciudad de México (CDMX) es un verdadero desastre económico. Se promete de todo, internet, vivienda, universidades, salud, educación y un larguísimo etcétera que implica el paraíso en la tierra. Todo gratuito, supuestamente. La pregunta obvia es, ¿quién demonios financiará estas promesas de campaña? La respuesta es sencilla: todos los contribuyentes. El futuro, más impuestos para pagar estas estupideces que prometen los políticos de la CDMX.

Difícilmente se cumplen las promesas de campaña de los políticos aquí y en China. Pero esto es un ejercicio irresponsable en términos económicos del proyecto que pretenden los políticos de la CDMX. La sola Constitución (la infraestructura y logística y pagarle a “intelectuales” para llevarla a cabo) ya nos costará a los capitalinos alrededor de 500 millones de pesos, una cantidad de dinero irresponsable en estos tiempos en los que debe prevalecer la austeridad financiera.

Quienes presiden además este proyecto son intelectuales “burros” en materia económica. Ahí están los Muñoz Ledo, Cuauhtémoc Cárdenas e Ifigenia Martínez, más otros “especialistas” de izquierda que desean que la constitución sea un ejercicio de pedirle la “carta a Santa Claus”.

Todo es demagogia económica y la Constitución de la Ciudad de México es puro choro, que iguala a la constitución socialista que nos rige, la de 1917. 

Difiero de los que argumentan que la Constitución que pretende la CDMX choque con la de 1917. Será igualita con el populismo e irresponsabilidad financiera (todo gratis) y demagogia clásica de los políticos y aspirantes a serlo (candidatos independientes), e ignorar quién demonios paga las promesas demagógicas de los mismos. A mayores promesas políticas (que se cumplan), mayores impuestos, una ecuación dura en la historia económica de las naciones.

Por eso yo no votaré el próximo 5 de junio, pues es un proyecto irresponsable en términos económicos en donde la ciudadanía pierde y los políticos de los partidos tradicionales ganan.

Si el lector quiere informarse más, le recomiendo este artículo de Carlos Elizondo.

• Populismo • Demagogia • Buscadores de rentas • Distrito Federal / CDMX

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus