MARTES, 28 DE JUNIO DE 2016
Brexit, ¿fracaso de la globalización? (II)

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La integración europea, desde 1951 hasta el tratado de Lisboa, ¿ha sido el resultado de las decisiones de los ciudadanos o de la imposición gubernamental?”


Los globalifóbicos afirman que la salida del Reino Unido de la Unión Europea es una muestra del fracaso de la globalización. Esta afirmación, ¿es cierta? Ello dependerá de lo que se entienda por globalización y de los objetivos que con ella se persigan.

Defino a la globalización como el proceso por el cual los gobiernos de distintos países eliminan las barreras que, de manera por demás arbitraria, levantaron a las relaciones entre sus habitantes y los habitantes de otras naciones. Así concebida, y practicada, la globalización es un proceso de liberación a favor de la libertad individual y en contra de la injerencia gubernamental en la vida de las personas. En pocas palabras: menos gobierno y más libertad. Eso, menos gobierno y más libertad, ¿es lo que se ha logrado en Unión Europea?

La integración europea se inició, con la creación de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA), en 1951, compuesta por Alemania, Francia, Italia, Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo, cuyo principal objetivo era minimizar las posibilidades de un nuevo conflicto bélico entre países europeos. En 1957 los gobiernos de los seis países integrantes de la  CECA avanzan en el proceso de integración y crean la Comunidad Económica Europea (CEE), para poner en práctica un mercado común, que supone el libre tránsito, entre los países que lo integran, de personas, mercancías y capitales, claro ejemplo de menos gobierno y más libertad. En 1993 entró en vigor el Tratado de Maastricht, y con él la creación de la Unión Europea propiamente dicha (UE), que implicaba, desde la creación de la ciudadanía europea, hasta la introducción (que tuvo lugar en 2002) de la moneda europea única, el Euro. El Tratado de Ámsterdam entró en vigor en 1999, el de Niza en 2003, y el de Lisboa en 2009, tratados con los que se buscó un mejor funcionamiento de la UE.

Este largo periplo, ¿ha sido el resultado de las decisiones de los ciudadanos o de la imposición gubernamental? ¿Más libertad, menos gobierno?

Continuará.

• Liberalismo • Globalización / Comercio internacional • Libertad económica • Europa • Brexit

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus