MARTES, 20 DE SEPTIEMBRE DE 2016
Decálogo fiscal (II)

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Este desorden fiscal, que más allá de ciertos límites puede generar problemas para la economía en su conjunto, debe corregirse y, ya corregido, evitarse en el futuro.”


El gobierno, en su afán por ser, además de gobierno, desde ángel de la guarda, y preservarnos de todos los males, hasta hada madrina, y concedernos todos los bienes, da más de lo que debe dar (gasto social), razón por la cual quita más de lo que debe quitar (cobro de impuestos con fines redistributivos), debiendo tener claro que lo que a Y le da de más es lo que a X le quita de más, redistribuyendo el ingreso desde X hacia Y, todo lo cual ha dado como resultado un desorden fiscal, teniendo lo fiscal dos frentes: el referente a los ingresos del gobierno (que pueden ser impuestos y/o deuda y/o producción de dinero y/o venta de activos, debiendo ser solamente impuestos) y el relacionado con los gastos gubernamentales (que pueden ser, en términos generales, los relacionados con la garantía de los derechos de los ciudadanos y la impartición de justicia, con la inversión en infraestructura de comunicaciones y transportes, conel servicio de su deuda, con la satisfacción de ciertas necesidades de determinados grupos sociales, y el gasto corriente que cada una de estas partidas de gasto implica, debiendo ser, principalmente, los relacionados con la garantía de los derechos de los ciudadanos y la impartición de justicia).

Este desorden fiscal (que es el que se generó en México de 2008 a 2016, una de cuyas manifestaciones es el déficit primario, que implica que el gobierno tuvo que pedir prestado para pagar los intereses de su deuda), que más allá de ciertos límites puede generar problemas para la economía en su conjunto, debe corregirse y, ya corregido, evitarse en el futuro, para lo cual conviene tener un Manual del Buen Comportamiento en Materia Fiscal, que encontramos en el decálogo fiscal que, en 1991, escribió el Dr. Joseph Keckeissen, único discípulo de Ludwig von Mises (hasta hoy el economista más importante en la historia del pensamiento económico), que impartió clases en América Latina (universidad Francisco Marroquín, Guatemala), decálogo que vale la pena reproducir.

Continuará.

• Política fiscal

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus