JUEVES, 29 DE SEPTIEMBRE DE 2016
Depreciación, puntos importantes (IV)

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en ésta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic

Arturo Damm
• Art. 39 CFF

Isaac Katz
• La gran crisis

Arturo Damm
• Comercio exterior, de mal en peor


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Pese a la depreciación no enfrentamos una situación de estanflación. ¿Por qué?”


Llama la atención que la fuerte depreciación del peso frente al dólar no ha causado, como sí lo hizo en otras ocasiones, una crisis cambiaria, entendiendo por tal una situación de decrecimiento de la producción de bienes y servicios combinada con repuntes importantes en la inflación (fenómeno que se conoce con el nombre de estanflación: estancamiento con inflación). Frente a la depreciación la producción de bienes y servicios ha seguido creciendo (poco, pero lo ha hecho) y, si bien es cierto que la inflación ha repuntado, ese repunte no puede calificarse, no hasta el momento, de preocupante. Pese a la depreciación no enfrentamos una situación de estanflación. ¿Por qué?

¿Por qué en esta ocasión la deprecación de nuestra moneda frente a la divisa estadounidense no ha ocasionado una crisis cambiaria, como si lo hizo en 1995, consecuencia del error de diciembre del 94? ¿Cuál es la principal diferencia, en materia cambiaria, entre lo que sucede hoy y lo que sucedía en 1994? Una esencial. En aquel entonces teníamos una banda de fluctuación, de 40 viejos centavos diarios (antes de que se le quitaran los tres ceros al peso), dentro de la cual podía moverse el tipo de cambio, lo cual quería decir que, intradía, el precio del dólar no podía, ni disminuir, ni aumentar, más de 40 viejos centavos, y, en el momento en el que lo hacía, el Banco de México debía intervenir, comprando dólares si el tipo de cambio rebasaba a la baja el piso de la banda, y vendiéndolos si lo hacía rebasando a la alza el techo de la misma, lo cual funcionó para mantener al tipo de cambio dentro de la banda mientras el banco central tuvo dólares suficientes, dado que la tendencia era claramente devaluatoria, para ofrecer en el mercado cambiario. En el momento en el que, en diciembre de 1994, se le acabaron los dólares, y tuvo que dejar flotar al tipo de cambio, se desató la devaluación y la crisis cambiaria del 95. ¿Resultado? Estanflación.

Continuará.

• Problemas económicos de México • Tipo de cambio

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus