LUNES, 15 DE MAYO DE 2006
Otra vez los cachorros latinoamericanos

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“¿Una prueba de que López sueña en el mismo proyecto de Chávez y Morales? La evidencia en el DF es contundente.”


Otra cumbre, la de Viena (IV), que reúne a los países latinoamericanos, El Caribe y la Unión Europea. Otra vez el encontronazo Fox-Chávez, con el ingrediente “Evo Morales”. Chávez –y ahora se le unió Morales- por su parte, otra vez reiteró su adjetivo hacia México de “cachorro del imperialismo”.

 

El presidente Fox volvió a reiterar que el populismo, la demagogia y los constantes cambios en el modelo de desarrollo son la causa del subdesarrollo latinoamericano. Tiene razón Fox.

 

Seguramente le lloverán nuevamente las críticas por volver a “violentar la política exterior”. Nosotros creemos que el contexto latinoamericano con la llegada de Evo Morales amerita que no sólo México se pronuncie contra estos nuevos caudillos. Ojalá se sumen otros países como ya lo hizo Perú.

 

Tanto Morales como Chávez (éste ya sojuzga a buena parte de su pueblo) representan el viejo retorno de las dictaduras que entran por la vía democrática y que restauran los anacrónicos y obsoletos sistemas socialistas, sólo que un poco renovados. Ahora controlan el petróleo, los recursos naturales y aceptan cierta inversión extranjera en las empresas donde el gobierno es socio. El resto es lo mismo. Sometimiento de la propiedad privada de las personas, control de la libertad y reelegirse hasta volverse viejos y enriquecerse en el poder a costa del crecimiento de la miseria de sus pueblos.

 

Recuerde amigo lector sus clases de historia de la prepa. El esquema socialista marxista tiene como sustancia principal la supresión de la propiedad privada en los medios de producción (aquellos que sirven para producir bienes y servicios). Este fue el talón de Aquiles del socialismo. Al controlar el Estado los medios de producción, los gobiernos socialistas (coloquialmente también se les llaman comunistas, pero ese concepto involucraba lo que nunca ocurrió: la supresión del Estado) tomaban decisiones de producción y consumo por encima de las preferencias de millones de consumidores. Esto se hacía en ausencia de un sistema de precios. Al no haber precios, simplemente no existen señales para saber cuándo hay escasez y/o abundancia de un bien y cuándo escoger un método de producción más barato; simplemente no existían incentivos para innovar. Las decisiones de producción y consumo tomadas por los burócratas no incorporaban ésta información en sus decisiones, por tanto terminaban realizando asignaciones ineficientes de recursos, con resultados económicos inferiores de lo que hubiera ocurrido en un esquema de economía de libre mercado (en donde millones toman a diario decisiones de producir y consumir). Pero la historia no acaba aquí. La ausencia también de propiedad privada sobre los recursos naturales provocó la erosión de los mismos y un deterioro ambiental lamentable en todos los países socialistas. Se decía “los recursos naturales son de todos”, pero esto era otra vez pura demagogia. Le apuesto amigo lector que el sólo hecho de que el parque cercano a su casa sea de “todos”, no le da a usted incentivos para mantenerlo limpio. La única vía para que usted limpiara es que alguien le pagara por ello.

 

En cuanto a la propiedad privada de las personas (un coche, una casa), ésta en teoría pertenecía a las mismas; una vez más rollo demagógico; había que pedir permiso al Estado para transferir ó intercambiar cualquier propiedad y a veces pasaban años para que se diera una autorización. Finalmente, los regímenes socialistas coartaban también la libertad prohibiendo a sus ciudadanos viajar al resto del mundo (para viajar al interior de sus países había que pedir permiso también a los burócratas en el poder), elegir una religión y comerciar libremente (a los que se les sorprendía comerciando bienes en el mercado negro les podía costar hasta la vida).

 

Lo anterior provocó que estos países terminaran derrumbándose, ante el reclamo de libertad de sus sociedades y la caída brutal de sus economías. Los países ex comunistas que aprendieron la lección se dieron cuenta de que sólo la libertad de comerciar, producir, poseer, creer, invertir, trabajar, etc., en un ambiente de respeto y reconocimiento jurídico de la propiedad privada, es la fuente de riqueza de las naciones. Ahí está Estonia.

 

En cambio, parece que ciertos países latinoamericanos quieren revivir el viejo y obsoleto esquema marxista combinado con populismos apoyados en altos precios del petróleo (si cayeran ya vería cómo truenan como aguacate con huevo estos dictadores).

 

No aprendemos. Una vez más se repiten los viejos mitos. La salida de Venezuela del Tratado comercial integrado por el llamado Grupo de los Tres (Colombia, Venezuela y México) confirma esto. Qué fácil se olvidan los beneficios del libre comercio. Claro, son patrañas que ocultan el desprecio que Chávez siente por la libertad de comerciar y, ciertamente, por la libertad en general.

 

El libre comercio beneficia a millones de consumidores. Los países cerrados sin comercio exterior como Cuba y Corea del Norte (ambos con regímenes comunistas) proveen un bienestar muy pobre para sus habitantes; en el peor de los casos hasta sufren hambrunas como Corea del Norte; los países que comercian e intercambian bienes e inversiones con el mundo exterior son aquellos que más bienestar llevan a sus habitantes. La evidencia es contundente. Entre a la página amigo lector de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) y revise los salarios de las personas (salario per cápita); los más altos pertenecen a los países con economías abiertas. También lea los libros sobre libre comercio del Dr. Rigoberto Stewart (La magia y el misterio del comercio, de venta en la tienda de Asuntos Capitales: http://www.asuntoscapitales.com/tienda/tienda.asp?id=tienda) y del destacado periodista Carlos Alberto Montaner (Los enemigos de la libertad). Es importante que se informe amigo lector, porque buena parte de la causa de que estos dictadores lleguen al poder es la ignorancia de los latinoamericanos en materia de historia y de economía. Nuestras escuelas latinoamericanas tercermundistas son muy malas para enseñar estas materias y siguen predicando el dogma marxista como la verdad suprema. El problema es que esto es el caldo de cultivo para proseguir siendo cachorros del desarrollo económico.

 

Chávez y Morales tienen la esperanza de que el candidato de izquierda López Obrador llegue al poder para que en conjunto controlen una buena parte del petróleo, (y así supuestamente le peguen a EU) sojuzguen a sus pueblos y claro, se conviertan en mandatarios todo poderosos, dueños de los recursos naturales (que sin tecnología son dueños de nada) con pueblos que seguirán siendo cachorros pero del desarrollo económico. La ignorancia económica (y la ignorancia en general) de López, Chávez y Morales es el caldo de cultivo para seguir siendo cachorros del desarrollo económico. Sin querer, el ser cachorros del desarrollo económico los llevará a ser cachorros de EU. Qué ironía.

 

¿Una prueba de que López sueña en el mismo proyecto de Chávez y Morales? La evidencia en el DF es contundente. López desprecia la propiedad privada. De acuerdo a una investigación del periódico La Crónica, el gobierno perredista con López al frente expropió 2 millones 900 mil metros cuadrados divididos en 12 mil 581 lotes, todos inmuebles en donde no se justificó la utilidad pública (ó quedaba poco claro) de estas expropiaciones. En pesos esto asciende a cerca de 15 mil millones. Esto molestó al actual Jefe de Gobierno Alejandro Encinas; sin embargo no negó las cifras; es obvio, López expropió estas propiedades, las pagó con dinero de los contribuyentes (algunas todavía no las paga y están en litigio) y las entregó a los grupos violentos que siguen al PRD y que le servirán de apoyo para llegar al poder.

 

Nuevamente le reitero amigo lector, no me crea a mí. Infórmese, reflexione y decida hacia dónde quiere que México avance. O alcanzamos la edad adulta en materia de desarrollo económico o seguiremos siendo cachorros eternos del desarrollo económico. Tiene usted la decisión.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus