MARTES, 11 DE OCTUBRE DE 2016
Derechos, obligaciones, pacto fiscal (I)

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Decir que el ejercicio de los derechos consiste en el cumplimiento de las obligaciones, es decir que A es B, lo cual contradice el primer principio de la lógica.”


El título segundo del Proyecto de Constitución Política de la Ciudad de México lleva por nombre Desarrollo Sostenible de la Ciudad (tal tema, ¿es propio de una constitución?). Su capítulo uno trata de La Planeación Democrática y su capítulo dos se refiere a La Hacienda Pública de la Ciudad de México, tema que tiene que ver con los ingresos y los egresos del gobierno citadino. El artículo 26 lleva por nombre Pacto Fiscal, y en el apartado 1 del inciso A, que trata de Disposiciones Generales, leemos este enorme disparate: “En la Ciudad de México el ejercicio pleno de los derechos radica en el cumplimiento general de las obligaciones en el marco del pacto fiscal y el compromiso compartido entre las autoridades y la sociedad”, y lo califico de disparate porque, uno, confunde, ¡increíblemente!, derechos con obligaciones y, dos, habla, ¡engañosamente!, de un pacto fiscal inexistente.

Primero, decir que el ejercicio de los derechos consiste en el cumplimiento de las obligaciones, algo que (como lo señaló Jesús Silva Herzog Márquez) recuerda la neolengua de la novela 1984 de George Orwell, es decir que A es B, lo cual contradice el primer principio de la lógica, y por lo tanto del bien pensar, el principio de identidad: A es A y B es B, lo cual, aplicado al caso, quiere decir que el derecho es el derecho y la obligación es la obligación y que, por ello, el derecho no puede ser la obligación ni la obligación puede ser el derecho, aclarando que, además, se trata de antónimos complementarios. Antónimos: son contrarios (como virtud y vicio, claro y oscuro, antes y después, bueno y malo, etc.). Complementarios: no puede haber derechos sin obligaciones, ni obligaciones sin derechos. Un derecho es aquello por lo cual X puede exigir de Y, legalmente, el cumplimento de una obligación, por lo que el ejercicio de los derechos de X no consiste en el cumplimiento de las obligaciones de X sino de Y. Decir lo contrario es decir incoherencia.

Continuará.

• Distrito Federal / CDMX • Derecho y economía

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus