LUNES, 31 DE OCTUBRE DE 2016
¿Quién vigila al vigilante? (I)

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Un Consejo Fiscal Independiente, en representación de la sociedad, ¿no resulta indispensable para lograr un manejo prudente de las finanzas gubernamentales?”


Recientemente, ante la tendencia al desorden en las finanzas gubernamentales, el Fondo Monetario Internacional, FMI, sugirió la creación de un Consejo Fiscal Independiente, CFI, para alertar sobre posibles excesos (por ejemplo: incrementos injustificados en gastos gubernamentales) o defectos (por ejemplo: ejercicio ineficaz de dicho gasto), en materia fiscal, tanto por el lado de los ingresos (impuestos y deuda), como del gasto (corriente, en inversión, social), CFI que debería estar integrado por economistas técnicamente bien calificados, éticamente intachables, e independientes de los poderes Ejecutivo y Legislativo, cuya tarea sería, más allá de la que ya se realiza de manera desarticulada en los medios de comunicación y en las redes sociales, señalar los excesos y defectos en materia fiscal, y alertar sobre sus posibles consecuencias para la economía en su conjunto.

Si desde el inicio de este sexenio hubiéramos contado un CFI, ¿hubiera tenido lugar el desorden en las finanzas gubernamentales, del cual podemos darnos una idea analizando la evolución de la deuda total (pesos, dólares y euros) del sector público federal como porcentaje de sus ingresos totales? Veamos: en el 2000, último año del sexenio de Zedillo, ese porcentaje fue 112.9; en 2016, al término de la administración de Fox, fue 87.7; en 2012, al final del gobierno de Calderón, fue 152.3, y en 2015, a mitad del sexenio de Peña, alcanzó el 191.2 por ciento. Esta tendencia debe, no solo detenerse, sino revertirse.

La pregunta es si con los responsables por tales asuntos, integrantes del Poder Ejecutivo Federal, comenzando por los funcionarios de la Secretaría de Hacienda, y del Poder Legislativo Federal, quienes aprueban la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos, están dadas las condiciones suficientes para que la tendencia, no solo se frene, sino se invierta. Un CFI, en representación de la sociedad, ¿no resulta indispensable para lograr un manejo prudente de las finanzas gubernamentales? Si la respuesta es afirmativa, ¿qué opina el gobierno al respecto? Si está comprometido con la prudencia fiscal no debería oponer ninguna objeción. ¿Lo está?

Continuará.

• Reforma fiscal • Política fiscal

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus