MARTES, 15 DE NOVIEMBRE DE 2016
¿Y ahora qué?

¿Ud. está de acuerdo en que el gobierno mexicano regale 100 millones de dólares a gobiernos centroamericanos para frenar la inmigración?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Isaac Katz







“Se nos viene encima un temporal y no queda de otra mas que capotearlo. Hay que estar preparados.”


A lo largo de esta semana se han publicado en diversos periódicos varios artículos con este mismo título. Trump ganó las elecciones y, ¿ahora qué? Entramos en un mundo desconocido porque a lo largo de su campaña electoral, más allá de generalidades, Trump nunca estableció con claridad, menos aún precisión, cuál sería su política económica. Entre las generalidades vertidas encontramos renegociar o inclusive abandonar el TLCAN, imponer aranceles a las importaciones provenientes de China de 45% y a las mexicanas de 35%, abandonar la Organización Mundial de Comercio, reducir los impuestos personales y corporativos, aumentar el gasto en infraestructura y el gasto militar, recurrir a un mayor endeudamiento (y en caso necesario, repeler la deuda pública y renegociar los términos de la misma), despedir (como si pudiese hacerlo, que no puede) a la presidenta del Sistema de la Reserva Federal Janet Yellen, etcétera. Un peligro para la economía mundial.

Ahí lo tenemos como presidente electo ¿y ahora qué? En particular, ¿qué tiene que hacer el gobierno mexicano? En mi artículo de la semana pasada, "Plan B", enumeré cuatro líneas de acción. Primero, consolidar las finanzas públicas y lograr un superávit primario de 1% del PIB; difícil de alcanzar dado el papelazo que hicieron en el Congreso pero, si por alguna razón en gobierno obtiene mayores ingresos netos de gasto no financiero, debería utilizarlos para amortizar deuda. Segundo, una política monetaria restrictiva; el próximo jueves el Banco de México anunciará su decisión respecto de la tasa de interés de fondeo a un día y yo espero que decida aumentarla en un punto porcentual, tanto por la tendencia creciente que se ha observado en la inflación como por la reciente depreciación del tipo de cambio. Tercero, reducir significativamente los aranceles a las importaciones provenientes de países con los que no se tiene un acuerdo de libre comercio, lo que le resta competitividad a la economía. Y cuarto, una política indispensable y urgente de desregulación en los tres niveles de gobierno, reduciendo con ello los costos de transacción y las barreras de entrada a los mercados, mismos que inhiben la inversión, tanto nacional como extranjera.

¿Qué más? En materia de comercio con Estados Unidos, no podemos esperarnos a ver qué propone Trump en concreto. Es necesario actuar ya, haciendo una fuerte labor de cabildeo con empresarios que tienen inversiones en México y con gobernadores, senadores y representantes en el Congreso que tienen un vínculo muy importante con México por el lado de las exportaciones (más de seis millones de empleos en Estados Unidos dependen directamente de éstas). Es imperativo, además, contactar al equipo de transición de Trump y averiguar qué quieren y, obviamente, al gobierno canadiense para diseñar una estrategia conjunta de negociación. Sin embargo, da la impresión de que en la Secretaría de Economía no parecen tener ninguna prisa.

Otra línea de acción es hacerle ver a los consumidores estadounidenses el incremento en el costo de vida que experimentarían si Trump cumple su amenaza de abandonar el TLCAN y adoptar en materia de comercio internacional la visión mercantilista del siglo XVIII.

¿E internamente qué? Además de los puntos señalados en el segundo párrafo del artículo, es urgente moverse hacia un íntegro estado de derecho, combatir de frente la corrupción, el crimen y la impunidad. Si en el gobierno vieran los diferentes estudios en la materia, se darían cuenta que éstos son los principales elementos que inhiben la inversión  extranjera.

Se nos viene encima un temporal y no queda de otra mas que capotearlo. Hay que estar preparados.  

• Globalización / Comercio internacional • Problemas económicos de México • Elecciones EU 2016

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus