JUEVES, 5 DE ENERO DE 2017
Aumento a gasolina o menos gasto del gobierno

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Trato de tomar los mejores elementos de la justicia social y de la libertad económica. Lo que exploro es la posibilidad de una tercera constelación, más alta que las otras dos, moralmente mejor. Libertad económica, sí; justicia social, sí.”
John Tomasi


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• ¿Quiénes controlan los gobiernos? (I)

Isaac Katz
• ¿Qué falló? (I)

Arturo Damm
• La tasa y el crecimiento

Víctor Hugo Becerra
• Amando a tu verdugo

Arturo Damm
• ¿Opinan de más?

Santos Mercado
• El capitalismo lo inventaron las mujeres

Luis Pazos







“Por motivos electorales, el gobierno se niega a bajar lo suficiente el gasto. Planea cubrir su gasto excesivo con más impuestos y aumentos del precio de la gasolina para teóricamente frenar déficit y deuda.”


Los aumentos de impuestos a partir del 2014 y el incremento del precio de la gasolina, que implica miles de millones de pesos más de recaudación, en especial vía el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), son, según portavoces del gobierno, necesarios para evitar un mal mayor, que repercutiría en problemas más graves para el país que el aumento de impuestos y de los precios de la gasolina.

Las calificadoras internacionales: Standard & Poor´s, Fitch Ratings y Moody´s, advirtieron que bajarían la nota al gobierno de México si no frena el crecimiento de su deuda y del déficit en relación con el Producto Interno Bruto. Y sin el aumento del precio de la gasolina, el déficit y la deuda seguirían creciendo en 2017, por lo que sería inevitable la baja de la calificación a México, lo que traería como consecuencia nuevos aumentos en las tasas de interés, una mayor salida de capitales y devaluación, y un menor crecimiento.

Ese planeamiento es una verdad a medias, por lo tanto falso, pues parte de una premisa sofística. Son ciertas las consecuencias señaladas si bajan la calificación al gobierno, pero es mentira que el único camino para evitarla sea el aumento de impuestos y de precios de las gasolinas, electricidad y servicios públicos. El camino correcto, que se ha negado a seguir el actual gobierno, es reducir el gasto a niveles que frenen deuda y déficit.

En el libro EPN: EL RETROCESO demuestro con cifras y ejemplos concretos que hay “tela de donde cortar” en el gasto público, para reducirlo a porcentajes que frenen deuda y déficit, sin dejar desamparados a los pobres, al campo, la educación o reducir más la ya baja calidad de los servicios que presta el Estado.

Por motivos electorales, elecciones en el Estado de México y en Coahuila el 2017, y para tapar los hoyos dejados por el impune saqueo de los Estados y de Pemex, el gobierno se niega a bajar lo suficiente el gasto. Planea cubrir su gasto excesivo con más impuestos y aumentos del precio de la gasolina para teóricamente frenar déficit y deuda. Esa política le generará más recaudación a corto plazo, pero también inflación, baja en la inversión privada, que es la productiva, desempleo y un mayor empobrecimiento de la clase media y humilde.  

• Política fiscal • Gasolina

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus