Pesos y contrapesos
Jun 30, 2017
Arturo Damm

El motor del crecimiento

Ni el consumo de las familias, ni algún otro gasto gubernamental, ni las compras de los extranjeros, contribuyen, directamente, a la producción de satisfactores, por lo que no son motores del crecimiento económico.

Por lo general se habla de los motores (en plural) del crecimiento de la economía, y se les identifica con los cuatro componentes de la demanda agregada: el consumo de las familias, las inversiones de las empresas, el gasto del gobierno, y las compras de los extranjeros (exportaciones) y así, dependiendo de cuál de estos componentes tenga un mejor desempeño, se habla del principal motor del crecimiento.

Por ejemplo, durante el primer trimestre de 2016 el consumo de las familias, en términos mensuales y desestacionalizados, creció en promedio mensual 0.50 por ciento. Un año después, a lo largo del primer trimestre de 2017, decreció 0.40 por ciento, lo cual, al considerar al consumo familiar como uno de los motores del crecimiento de la economía, ha llevado a muchos economistas a afirmar que, por lo pronto, ya no contamos con ese motor, que “se apagó”. ¿Realmente el consumo de las familias es uno de los motores del crecimiento de la economía?

Para responder correctamente hay que tener presente que el crecimiento de la economía se mide por el comportamiento de la producción de bienes y servicios, el Producto Interno Bruto, PIB, que depende de la inversión directa, que puede ser privada o gubernamental, y que es la que apuntala y abre empresas, produce bienes y servicios, crea empleos, y genera ingresos. Ni el consumo de las familias, ni algún otro gasto gubernamental, ni las compras de los extranjeros, contribuyen, directamente, a la producción de satisfactores, por lo que no son motores del crecimiento económico. Y sin embargo, una y otra vez, muchos economistas los consideran como tales y hacen sus análisis y predicciones a partir de tal consideración.

A lo largo del primer trimestre de 2016 la inversión fija bruta, buen indicador de la inversión directa en su conjunto, en términos mensuales y desestacionalizados, creció en promedio mensual 0.37 por ciento. Un año después, a lo largo del primer trimestre de 2017, decreció 0.50 por ciento. Este motor, el único, sí se está apagando.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El gobierno es un mal necesario

Thomas Paine
Entrar
Encuesta de la semana
Datos al cierre de enero: la inversión cae a lo largo de 12 meses y el consumo está virtualmente estancado. ¿Considera que en México existen las condiciones para crear 2 millones de empleos en los siguientes 9 meses?
Artículos recientes...
Isaac Katz
• El discurso
Arturo Damm
• AMLO, deudófobo
Asuntos Capitales
• Inversión Fija Bruta
Víctor Hugo Becerra
• López Obrador: La gran estafa
Arturo Damm
• Consumo solidario
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos