VIERNES, 30 DE JUNIO DE 2017
Divorcio institucional

A un año del comienzo del gobierno de López Obrador, usted cree que hemos mejorado en...
Economía
Seguridad
Ambas
Ninguna de las dos



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing

Luis Pazos
• AMLO: los buenos y los malos

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial

Ricardo Valenzuela
• ¿Son los EU abanderados del capitalismo salvaje?

Arturo Damm
• Las expectativas

Isaac Katz
• Un pésimo año


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“Algunas comparaciones entre Brexit y el eventual rompimiento del TLCAN. Unos cuantos brochazos de los escenarios posibles en la negociación por venir...”


El Financial Times hizo un análisis de los tratados que se anularían de inmediato al salir el Reino Unido (RU) de la Unión Europea (UE). 759 convenios conteniendo normas técnicas y fitosanitarias, cuotas agrícolas, trámites aduanales, derechos de aterrizaje y mucho más, que deberán renegociarse con 168 países.

Esto da idea de la complejidad y el costo de este divorcio, que los británicos bautizaron Brexit, sólo en cuanto a los tratados que la UE negoció desde su acceso en 1973, pero hay que sumar la formidable cantidad de protocolos que hoy norman toda la interacción entre ambas partes. 

Esta historia viene a cuento para Norteamérica en el umbral de la renegociación de su Tratado de Libre Comercio. Los gobiernos ya iniciaron audiencias públicas, el martes pasado en EU en un circo eterno de 12 horas por sesión, con quienes apoyan el TLC y sus más rabiosos detractores. En México, la Secretaría de Economía realiza sus consultas por internet.

La UE y el TLC son entidades bien distintas, pues la primera no sólo implica la liberación del comercio en la región y la definición de normas y estándares comunes, como el TLC también lo hace, sino que optó por una unión política, económica y monetaria.

Quienes propusieron Brexit, lo hicieron mendazmente prometiendo que la salida del RU restauraría su plena soberanía y capacidad de gobierno autónomo, rompiendo las cadenas que lo ataban a una ciega burocracia en Bruselas que intervenía en exceso en su economía. Esta promesa no es muy distinta a la de Trump de rechazar todo tratado comercial para “hacer a EU grande de nuevo.”

Esto presagia que tanto Brexit como un eventual rompimiento del TLC pudieran tener talantes similares, como se aprecia en los siguientes escenarios:

Estos son unos cuantos brochazos de los escenarios posibles en la negociación por venir, opciones que México debe estudiar a fondo para alistar sus posiciones ante las propuestas de las contrapartes. De paso, debe prepararse para ofrecer alternativas que eleven la competitividad del área, como convertir el TLC en una unión aduanera.

• Globalización / Comercio internacional • Mercantilismo / Proteccionismo • México - Estados Unidos • Brexit

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus