El Econoclasta
Jul 26, 2017
Isaac Katz

Activista económico (IV)

Cuando los mercados operan en un contexto de competencia y los precios son flexibles, la asignación de recursos tenderá a ser eficiente.

En el artículo de la semana pasada apunté que uno de los elementos que integran los derechos privados de propiedad es la libertad que tiene cada agente económico, poseedor de un recurso, de transferir el dominio de éste a un tercero mediante una transacción enteramente voluntaria. Señalé que para que un agente económico esté dispuesto a vender un recurso de su propiedad, la valuación ex ante que él le otorga tiene que ser menor (o igual) que la valuación que el potencial comprador le otorga y que la transacción se lleva a cabo cuando ambos se ponen de acuerdo en los términos del intercambio, es decir el precio.

Un mercado puede definirse como aquel arreglo institucional en el cual interactúan los demandantes de un bien o servicio con los oferentes de éstos. No tiene que ser un espacio físico, tangible, tal como sucede con el comercio electrónico, en donde las transacciones se llevan a cabo en el ciberespacio.

Cuando los mercados operan en un contexto de competencia, caracterizado por un gran número de demandantes y oferentes de un mismo bien o servicio, sin restricciones significativas de acceso a éstos (físicas o regulatorias) y los precios son flexibles, la asignación de recursos tenderá a ser eficiente. Los precios otorgan la señal a quienes son propietarios de un recurso productivo para asignarlo a aquel uso en donde la rentabilidad esperada sea el mayor posible, buscando cubrir el costo de oportunidad, definido como el beneficio que se hubiese obtenido de haberlo asignado a la segunda mejor alternativa.

Un sistema de precios flexible cumple tres funciones básicas: es la forma más eficiente de conectar demandantes con oferentes, inducen la asignación más eficiente de recursos escasos y equilibra las cantidades demandadas y ofrecidas de un bien o servicio.

Los precios son eficientes; los precios justos no existen. En el extremo, el precio más "justo" para un demandante sería cero, mientras que el más "justo" para un oferente sería infinito. Obviamente, bajo estas condiciones de "justicia", ningún intercambio se llevaría a cabo. Los precios, insisto, es el mecanismo que iguala la cantidad que los demandantes desean adquirir con las cantidades que los oferentes están dispuestos a vender.

Cabe aquí introducir dos conceptos de bienestar. Por una parte, el excedente de los demandantes, que es la diferencia que existe entre el precio que están dispuestos a pagar y el que efectivamente pagan; con una demanda de pendiente negativa, ésta es cero para la unidad marginal y es positiva para las unidades intramarginales. Por otra parte, el excedente de los oferentes, que es la diferencia que hay entre el precio al cual estarían dispuestos a vender y el que efectivamente cobran; con una oferta de pendiente positiva, ésta es cero para la unidad marginal y positiva para las intramarginales.

En un mercado que opera en competencia, con precios flexibles, en el equilibrio se maximizan simultáneamente ambos excedentes y ninguno de los dos agentes económicos puede aumentar su bienestar si no es a costa de restarle bienestar al otro. (Existen condiciones adicionales que tienen que cumplirse para que esto se dé, en particular que no haya "fallas de mercado", punto en el que profundizaré en un artículo subsecuente).

El punto con el que quiero concluir este artículo es que una de las principales funciones del gobierno, además de definir y garantizar los derechos privados de propiedad, es procurar que los mercados operen en un contexto de competencia con precios flexibles, requiriendo para ello tener una regulación eficiente que no levante barreras a la libre participación en el mercado.

*Este artículo fue originalmente publicado en El Economista.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Una tendencia lamentable en el desarrollo de la ciencia económica en las últimas décadas ha sido el considerar al Estado y no al emprendedor como el actor principal del proceso económico.

Rafael Ramírez de Alba
Entrar
Encuesta de la semana
Simpatizantes de FRENAAA comenzaron un plantón en la CDMX pidiendo la renuncia de López Obrador. Ricardo Anaya anunció su regreso a la vida pública. Margarita Zavala impugnó la decisión del INE de no darle el registro como partido político a “México Libre”. ¿Qué tipo de oposición se requiere si se desea quitar a Morena la mayoría en el Congreso?
Artículos recientes...
Asael Polo Hernández
• La necesidad de las quiebras empresariales
Arturo Damm
• Ahorro
Arturo Damm
• Del gasto gubernamental
Isaac Katz
• Estado obeso (I)
Arturo Damm
• Oferta y demanda agregadas