LUNES, 31 DE JULIO DE 2017
Escasez

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en ésta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic

Arturo Damm
• Art. 39 CFF

Isaac Katz
• La gran crisis

Arturo Damm
• Comercio exterior, de mal en peor


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“A nivel subjetivo la escasez aumenta en la medida en la que aumenta, no solo lo que realmente se necesita, sino lo que solamente se quiere.”


El problema económico de fondo es la escasez, el hecho de que no todo alcanza para todos, menos en las cantidades que cada uno quisiera, y mucho menos gratis (el demandante dispuesto a pagar el precio al cual el oferente está dispuesto a proveerlo será provisto).

Nunca viviremos en un mundo de abundancia, en el cual todo alcance para todos, en las cantidades cada uno quisiera, y gratis. Nunca viviremos en un mundo en el cual todos los satisfactores tengan las mismas características que el aire que respiramos: alcanza para todos, en las cantidades que cada uno necesita, y es gratis. Con relación a los otros satisfactores se aplica el dicho: el que quiera azul celeste que le cueste.

Lo dicho de la escasez corresponde a la dimensión objetiva de la misma, que no es la única, ya que existe la otra, la dimensión subjetiva, que tiene que ver con la manera en la que cada quien siente la escasez, con la manera en que la escasez afecta el estado de ánimo y todo lo que ello implica de cada cual, y todo lo que ello implica, comenzando por la autoestima. Dimensiones subjetivas de la escasez hay tantas como sujetos afectados por la misma, escasez que puede ser de tiempo, espacio, lugar, dinero (y de todos los satisfactores que pueden comprarse con dinero), de familiares, amistades, afecto, y de todo aquello que para una persona resulta indispensable para llevar una buena vida, disponiendo de menos de lo que considera adecuado.

A nivel subjetivo la escasez aumenta en la medida en la que aumenta, no solo lo que realmente se necesita, sino lo que solamente se quiere. Lo primero tiene que ver con el fin (por ejemplo: necesito transportarme), lo segundo con el medio (por ejemplo: quiero un coche de lujo último modelo). Entre más inalcanzable el medio más frustrante el fin. ¿Hasta qué punto la sensación de escasez, y todo lo que ello puede significar en términos de frustración, tiene que ver con lo segundo y no con lo primero? Siendo así, ¿vale la pena?

• Cultura económica

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus