Pesos y contrapesos
Ago 17, 2017
Arturo Damm

Gobierno, metido hasta la cocina

Con la renegociación del TLC probablemente se logre un comercio menos libre, y eso quiere decir menos posibilidades de lograr mayor bienestar.

A los veintidós años, siete meses, y dieciséis días, de que entró en vigor, ayer se inició, entre los representantes de los gobiernos mexicano, estadounidense y canadiense, la renegociación del TLC que, como lo he expresado en varias ocasiones, tiene sentido si el resultado es más libre comercio, lo cual (dado lo dicho por el representante del gobierno de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, en el sentido de que uno de los principales objetivos de su gobierno al renegociar el TLC es corregir el déficit comercial que los Estados Unidos tiene con México, lo cual solo se logra si se aplican medidas proteccionistas), considero complicado. Pero ya veremos.

Por lo pronto lo que quiero comentar hoy es el hecho de que allá, en los Estados Unidos (luego le tocará su turno a Canadá y también a México), se ha reunido un grupo de gobernantes, los representantes de los tres países, que, al renegociar el TLC, decidirán de qué manera (si más libre o menos libres) podremos relacionarnos comercialmente mexicanos, estadounidense y canadienses en los próximos años, muestra de que tenemos, en  México, en Estados Unidos y en Canadá, al gobierno metido hasta la cocina, limitando indebidamente la libertad de los ciudadanos, en general, y de los consumidores, en particular. ¿Cómo es posible que permitamos tales injusticias?

El libre comercio es aquel arreglo institucional (reglas del juego) que reconoce la libertad de los consumidores para, comprando o dejando de comprar, determinar la composición (el qué) y el monto (el cuánto) de las importaciones, sin ninguna intervención del gobierno, intervención gubernamental que siempre tiene como fin proteger a los productores nacionales de la competencia que traen consigo las importaciones, lo cual es un grave error ya que el proteccionismo, al eliminar o limitar la competencia, promueve la incompetencia.

Con el TLC se logró un comercio más libre entre mexicanos, estadounidenses y canadienses, pero no el verdadero libre comercio. Con su renegociación probablemente se logre menos, y eso quiere decir menos posibilidades de lograr mayor bienestar.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El gobierno es un mal necesario

Thomas Paine
Entrar
Encuesta de la semana
Datos al cierre de enero: la inversión cae a lo largo de 12 meses y el consumo está virtualmente estancado. ¿Considera que en México existen las condiciones para crear 2 millones de empleos en los siguientes 9 meses?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• ¿Respuesta neoliberal?
Asael Polo Hernández
• La política fiscal equivocada
Arturo Damm
• Números