MARTES, 19 DE SEPTIEMBRE DE 2017
Cláusula de extinción

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La cláusula de extinción es la muestra de la desconfianza que el actual gobierno estadounidense tiene en torno al libre comercio.”


El secretario de comercio estadounidense, Wilbur Ross, declaró que su gobierno propondrá, en el marco de la renegociación del TLC, una cláusula para revisar cada cinco años el Tratado, a la que llamó, no clausula de revisión, sino cláusula de extinción, lo cual muestra, uno, lo mucho que falta para que entre los tres países haya verdadero libre comercio y, dos, la desconfianza que el actual gobierno estadounidense tiene en torno al libre comercio.

El libre comercio consiste en el arreglo institucional, sobre todo normas jurídicas, que permite que sean los consumidores, comprando o dejando de comprar, quienes determinen la composición (el qué) y el monto (el cuánto) de las importaciones, sin ninguna intervención de parte del gobierno en lo que respecta a esas dos variables, el qué y el cómo, de tal manera que se importa lo que los consumidores nacionales están dispuestos a comprar, y en las cantidades que están dispuestos a comprar, lo cual, entre otras cosas, respeta la libertad de dichos consumidores para comprar lo que les dé la gana (nacional o importado), a quien les dé la gana (nacional o extranjero), en donde les dé la gana (en el país o en el extranjero), sin olvidar la competencia que los productos importados le genera a los productores nacionales, obligándolos a volverse más competitivos, capaces de ofrecer a menor precio, con mayor calidad y con mejor servicio.

Un tratado de verdadero libre comercio incluye, no tomos de acuerdos entre las partes, como es el caso del TLC, sino unos cuantos renglones, redactados en estos términos: “A partir de tal fecha, las partes se comprometen a eliminar cualquier tipo de barrera al intercambio comercial entre los habitantes de los países involucrados”. Una vez alcanzado el verdadero libre comercio no habría nada más que renegociar, al menos que se quisiera volver, en mayor o menor medida, al proteccionismo, que es la intención detrás de la mentada cláusula de extinción. Extinción, ¿de qué? Del libre comercio. Para volver, ¿a qué? Al proteccionismo.

• Globalización / Comercio internacional • Mercantilismo / Proteccionismo • México - Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus