MIÉRCOLES, 20 DE SEPTIEMBRE DE 2017
¿Qué ha fallado?

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos

Arturo Damm
• Domingo, día clave

Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Reformas van, y reformas vienen, y la economía no logra crecer, ni remotamente, a tasas cercanas, y mucho menos sostenibles, del 5 por ciento.”


Con las reformas estructurales se pretendía que la economía mexicana creciera, en promedio anual, al 5 ciento. Recordémoslas: reforma laboral, que se preparó en el sexenio de Calderón y empezó a aplicarse en el gobierno de Peña Nieto; de competencia; de telecomunicaciones, que fue una aplicación particular, al sector de las telecomunicaciones, de la reforma de competencia; financiera; energética, tanto en la parte petrolera como en la eléctrica; fiscal, que no fue reforma sino contrarreforma, que mantuvo, en lo esencial, el engendro fiscal que padecemos, tanto por el lado del gasto como por el de los ingresos.

El crecimiento de la economía se mide por el comportamiento de la producción de bienes y servicios, cuyo comportamiento depende del comportamiento de la inversión directa, que abre empresas, produce bienes y servicios, crea empleos y permite, a quienes obtienen esos puestos de trabajo, generar ingresos, comportamiento de la inversión directa que depende de la competitividad del país, que se define como la capacidad de una nación para atraer, retener y multiplicar inversiones directas.

El objetivo inmediato de las reformas estructurales fue elevar la competitividad de la economía mexicana, hacerla más segura y confiable para la inversión directa, tanto nacional como extranjera. El objetivo mediato fue lograr un crecimiento promedio anual del 5 por ciento, algo que se antoja, si no imposible, sí difícil.

Mes tras mes el Banco de México levanta la Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado, y una de las preguntas que hace es: ¿Cuál será el crecimiento promedio de los próximos diez años (2017-2026)? La media de la respuesta de la encuesta de agosto fue: 2.80 por ciento, lo cual, de cumplirse el pronóstico, será un resultado muy alejado del 5 por ciento del que se habló en el Pacto por México.

Reformas van, y reformas vienen, y la economía no logra crecer, ni remotamente, a tasas cercanas, y mucho menos sostenibles, del 5 por ciento. ¿Qué ha fallado? ¿Qué ha faltado? ¿Qué ha sobrado?

• Reformas estructurales • Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus