Pesos y contrapesos
Dic 15, 2017
Arturo Damm

Gobierno, no cumple

¿Cuánto más, mejor y más extendido progreso económico no tendríamos si tuviéramos leyes justas y gobernantes honestos y eficaces, su tuviéramos un buen gobierno?

El progreso económico, definido como la capacidad para producir más (dimensión cuantitativa) y mejores (dimensión cualitativa) bienes y servicios, para un mayor número de gente (dimensión social), requiere de un gobierno que, con honestidad y eficacia, realice las tareas que, legítimamente, debe realizar en el ámbito de la economía, comenzando por la más importante: garantizar los derechos de los agentes económicos, tarea que no es más que la aplicación, al campo de la economía, de su tarea esencial: garantizar los derechos de las personas, todo lo cual tienen que ver con las instituciones legales y las organizaciones gubernamentales, con las leyes (instituciones legales) que deben ser justas, y con las distintas dependencias del gobierno (organizaciones gubernamentales) que deben actuar honesta y eficazmente. En México, suponiendo que hubiera dudas al respecto, ¿cómo andamos en la materia?

De acuerdo a @MexicoComoVamos, y con información del World Economic Forum, “el desempeño de las instituciones públicas de México ocupa el lugar 125 de 137 países”, información que podemos encontrar en The Global Competitiviness Report 2017 – 2018, del World Economic Forum. En materia de Instituciones Públicas ocupamos el lugar 125; en lo referente al Derecho de Propiedad la posición es la 84; en lo que respecta a Ética y Corrupción el lugar es el 128; en materia de Abusos de Influencia ocupamos la posición 124; en lo relacionado con el Desempeño del Sector Público el lugar en el que nos ubicamos es el 108; por último, en lo tocante a la Seguridad, nuestro lugar es el 130, todo ello entre 137 naciones consideradas.

Todo lo anterior tiene que ver, tanto con instituciones legales, como con organizaciones gubernamentales, y los resultados muestran cómo nuestros gobernantes, desde los encargados de hacer las leyes (poder legislativo), pasando por los encargados de respetarlas (poder ejecutivo), hasta llegar a los encargados de hacerlas valer (poder judicial), dejan que desear.

¿Cuánto más, mejor y más extendido progreso económico no tendríamos si tuviéramos leyes justas y gobernantes honestos y eficaces, su tuviéramos un buen gobierno?



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El gobierno es un mal necesario

Thomas Paine
Entrar
Encuesta de la semana
¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos
Arturo Damm
• Domingo, día clave
Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria
Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?
Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete